Después del 8A | Manuela Castañeira disertó en La Plata

Manuela Castañeira
Referente nacional del Nuevo MAS y de Las Rojas. Pre candidata a diputada en 2017.

“Habremos perdido el primer round de esta pelea pero en el proceso hemos conquistado un movimiento” – Manuela Castañeira en La Plata

En el día de ayer la juventud del Nuevo MAS de La Plata organizó una charla debate en el marco post-votación del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo en el Senado de la Nación, que contó con la disertación de Manuela Castañeira, dirigente nacional de Las Rojas y el Nuevo MAS, y Laura Granillo, dirigente regional de Las Rojas de la Ciudad de La Plata. Con la finalidad de entender el punto de partida de la pelea por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, y el proceso que se llevó a cabo para llegar al Congreso, las dirigentes contaron el trayecto de la lucha del movimiento de mujeres en Argentina y en el mundo.

Las jornadas del 13 de Junio y del 8 de Agosto, fueron dos jornadas muy importantes, entre otras cosas, porque fue la primera vez que muchas salieron a la calle a luchar y también porque es la primera vez que el movimiento de mujeres está tan cerca de conquistar el derecho al aborto.

“No alcanzó pero no nos sentimos derrotadas, porque al otro día estaba lleno de gente con el pañuelo verde. En ese sentido hacemos esta charla porque entendemos que es un momento para pensar y sacar conclusiones y salir de nuevo a la pelea, porque es como dicen todas, será ley.” Así abrió la charla Laura Granillo, haciendo un repaso cronológico del movimiento de mujeres que definió como “hijas de la rebelión popular”, mujeres que tras la crisis provocada por el neoliberalismo de los ’90, abandonaron sus lugares impuestos como amas de casa para salir a luchar junto a los trabajadores, hacer las ollas populares y llenar los Encuentros Nacionales de Mujeres de lucha. En este sentido, declaró que las mujeres tienen que buscar un aliado en la pelea contra el gobierno y que ese es el movimiento obrero.

La contextualización que Laura hizo de la votación de la ley en el Senado es fundamental, porque ésta se dio en un momento en que el gobierno pasó a estar a la ofensiva tras la llegada del Fondo Monetario Internacional y el posterior decreto de Macri que pone a las Fuerzas Armadas a cargo de la seguridad interna. “No se puede pelear sola contra el gobierno. Digo esto para sacar conclusiones de que hay que luchar por todo, que hay que luchar junto a los trabajadores que también se solidarizaron con la causa como los mineros de Río Turbio y Fate. El gobierno ahora quiere modificar el código penal y despenalizar el aborto pero a la vez quieren criminalizar la protesta social. No tenemos que pelear solamente por lo nuestro, porque ahora tenemos a Liz y a la compañera de Pilar muertas, y contra las muertes por abortos clandestinos no peleamos sólo con la despenalización”.

Lore Galle en la charla.

La joven dirigente Manuela Castañeira destacó la característica del movimiento de mujeres a nivel internacional, poniendo como ejemplos a las mujeres de Polonia en defensa del derecho al aborto que el gobierno les quiso quitar, a las irlandesas que derrotaron la prohibición sobre la legislación de la interrupción voluntaria del embarazo, a las norteamericanas que se enfrentan a la misoginia encarnada en el presidente Donald Trump y desenmascaran los acosos laborales, y a las Kurdas que enfrentan al Estado Islámico.

“En todo este proceso mundial Argentina es vanguardia en la lucha por los derechos de las mujeres. Empezamos a ganar legitimidad, cada vez más sectores se suman. Estamos las feministas socialistas, las trabajadoras, actrices, es súper heterogéneo. Lo nuevo es que explotó el movimiento de mujeres en el marco que tiene que ver con la bandera por la legalización del aborto. El macrismo se vio obligado a dar algún tipo de concesión a partir de lo que venía pasando desde Diciembre. En todo lo que ha pasado, la primera definición es que esto recién empieza. Habremos perdido el primer round de esta pelea pero en el proceso hemos conquistado un movimiento.

 

Manuela destacó otra característica del movimiento feminista y es que son adolescentes y niñas las que aprendieron en esta pelea junto a sus hermanas, madres y amigas a organizarse para conquistar el derecho al aborto. Por eso es que la lucha recién comienza, y también porque, a pesar de que el gobierno intentó mostrar una sociedad dividida, la realidad es que en la calle los pañuelos verdes son una marea que está muy alta.

Ante la negación del Senado a aprobar la legalización del aborto, Castañeira explicó la formación de una coalición entre la iglesia católica, el gobierno de Cambiemos, el Senado, la CGT y la iglesia evangélica, para imponer la derrota de la ley en el Senado. “El papa Francisco comparando al movimiento de mujeres con el fascismo es inaceptable. Esta fue la señal de largada para que se organicen para pelear contra las mujeres. (…) Ellos en ese proceso se van viendo como dos fuerzas del pasado oscurantistas que se oponen a la otra, que es el futuro y colorida. Esa coalición está organizada desde arriba, impusieron el pañuelo celeste y pusieron plata para movilizar. El nuestro es de abajo y masivo.”

En este sentido es que también nombró el discurso de Cristina Fernández de Kirchner en la votación cuando pidió que “no se enojen con la iglesia” y respecto a la incorporación de “la causa feminista a lo nacional y popular”. Manuela dijo “No le creo que haya un giro feminista. Porque el feminismo no se contrapone con enojarse con la iglesia. No hay feminismo posible con la iglesia”. Esta afirmación viene del entendimiento de que el derecho al aborto es antagónico con uno de los principales pilares del capitalismo patriarcal: el rol de la mujer como madre. Por eso pidió que toda esta experiencia de cuestionamiento tanto a la Iglesia como a la representatividad del Senado se ponga en mantenerse organizadas y movilizadas, exigiendo la separación de la iglesia y el Estado, y la abolición del Senado. “Estas instituciones militan para que todo siga como está y no se transforme nada, por eso es importante debilitarlos para conquistar derechos.”

Para cerrar, Manuela Castañeira declaró “Creemos que la pelea inmediata es marcar la cancha. Cada vez que pase como a Liz, tiene que haber una roja en la puerta exigiendo justicia. Ante cada ataque hay que estar en la calle y recordar quiénes son los que votaron en contra. Este es el momento. Hay que mantenerse organizadas y no disolverse porque esto recién empieza.

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre