Aborto

Declararon culpable al médico antiderechos de Río Negro

Virginia Bertoldi.


Esta mañana declararon culpable al médico Leandro Rodriguez Lastra por incumplimiento de sus deberes como funcionario público. Hace dos años obstruyó un aborto no punible a una joven que fue violada en Cipoletti. En los próximos días se notificará la pena correspondiente, que puede ser de hasta dos años de prisión en suspenso, e inhabilitación para ejercer la medicina.

La chica ingresó al hospital el 2 de abril de 2017, después de haber ingerido pastillas para provocarse un aborto. A pesar de haber declarado que había sido producto de una violación, el ginecólogo la medicó en contra de su voluntad para inhibirle las contracciones, obligándola a continuar con el embarazo.

Rodriguez Lastra mintió una y otra vez durante el juicio para justificar su conducta, aduciendo que la joven tenía fiebre y no podía decidir, pero los testimonios de la misma víctima y otros testigos constataron que estaba en perfectas condiciones de conciencia. También había ordenado un examen psiquiátrico a la joven, para dilatar el procedimiento que es garantizado por la ley desde 1921 y reafirmado con el fallo FAL de 2012.

El ginecólogo torturó a la joven para que el embarazo continúe su curso. Tanto ella como una médica y una psicóloga le dieron aviso de que había sido violada por un familiar, apelando a que se respete su derecho al aborto no punible. El fiscal Santiago Márquez Gauna dijo que Rodriguez Lastra “puso todas las trabas que estaban a su alcance para que la joven no interrumpiera su embarazo fruto de una violación”. Por su parte, el médico negó tener conocimiento de esta situación, “sigo convencido de mi inocencia” dijo a la prensa luego de conocer el veredicto.

El juez que dictó la condena dijo que “nunca tuvo la intención, siquiera, de contemplar y efectuar la práctica que le reclamaba” la víctima. “En todo momento mantuvo una actitud negadora de la práctica que se le demandaba, a la cual estaba obligado. Queda de lado toda conducta negligente, es una omisión que consiste en la inobservancia de la ley”.

Esta es una condena ejemplar para todos aquellos médicos “objetores de consciencia” que quieran sobrepasar los derechos reproductivos de las mujeres y trans. Un golpazo para los antiderechos que obligan a parir a las víctimas de violación. Una reafirmación del movimiento de mujeres y LGBTTTI+ que debe continuar la pelea por conseguir el derecho al aborto legal, seguro y gratuito en el hospital.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre