Mucho, mucho ruido y ninguna nuez

De espías, asesinatos, arrepentidos, buchones y corruptos

Los servicios de inteligencia son el instrumento legal que tienen los gobiernos para cruzar los límites de la legalidad dentro del Estado Burgués. La AFI o cualquier otro aparato de inteligencia es la institución del Estado a la que apelan los gobiernos para todos los trabajos sucios que no puede hacer a plena luz del día.

Mauro Paredes

En la Argentina nada es lo que parece, todo es impostura, actuación y falsedad.  Años atrás, en medio de la década menemista, León Gieco sentencio en una entrevista televisiva que si Federico Fellini hubiese vivido en Argentina sería un simple fotógrafo, a esto habría que agregar que Shakespere no pasaría de actor de variedades.

Lo concreto es que en un país saqueado hasta el hartazgo, en medio de una pandemia que se empieza a desbocar y con un gobierno que se dispone a pagar alegremente una deuda externa fraudulenta al costo del desangre nacional. En este país signado por las múltiples crisis, la vida política en las alturas pasa por la muerte de un ex secretario presidencial y las sempiternas maniobras de espionaje del Estado Nacional.

Que quede claro, no es que la horrorosa muerte de  Fabián Gutiérrez en Calafate en circunstancias aún no esclarecidas y por motivos que no están claros no tenga importancia, o que la investigación sobre actos de espionaje interno a periodistas, dirigentes políticos y otras personalidades no sea un verdadero escándalo institucional. Nada de eso. Ambas causas deberían ser fuertemente investigadas y sacar a la luz la verdad detrás de tanto polvo. Pero lo que realmente ocurre es que ambos hechos están sometidos a las miserias de la política burguesa y de sus principales corrientes políticas.

Por un lado está el grupo “cambiemita” (como le gusta llamarse a ellos mismos) integrado por la senil UCR,  los chicos bien del PRO, al que se suma ese elemento díscolo que aporta Carrió. Un grupo tan decadente que le bastó leer que Fabián Gutiérrez fue exsecretario de Cristina Kirchner y arrepentido en la causa de los “Cuadernos Gloria” para, sin tomarse el tiempo de leer el primer párrafo de la noticia, salir a denunciar que era un nuevo “Nisman”, otro mártir de la lucha contra la dictadura K.

Del otro lado los “panpejotistas” (no sé si a ellos les gusta este neologismo) integrados por el PJ, Cristina, Alberto y la burocracia y un nutrido coro de repetidores. Estos, mientras se enojan por tal mísera acusación, les responden a los cambiemitas tirándole por la cabeza la denuncia de que el gobierno de Macri realizo espionaje interno, incluso a los mismos dirigentes del PRO como Vidal, Monzó y Frigerio.

Así se establece un juego escatológico en donde cada uno busca ensuciar al otro, pero a ninguno le importa realmente que se establezca la verdad sobre lo ocurrido.

Fabián Gutiérrez: de arribista a buchón

Fabián Gutiérrez fue encontrado muerto en un terreno del Calafate. Las circunstancias de su muerte y los motivos que impulsaron a los asesinos a concretar dicho crimen aún no están esclarecidas. En un primer momento se hizo circular la versión de que podía ser un primen por causas particulares, luego que pudo ser un crimen de odio y con el correr de los días se sumó la hipótesis que pudo ser motivado por cuestiones económicas. Hasta hoy no hay ningún indicio que apunte a que estemos ante un asesinato político ni relacionado con algún tema de corrupción.

El de Fabián Gutiérrez es un caso más de arribismo de los cuales están plagados los partidos burgueses que administran las cajas del Estado. Es que los Kirchner no son una familia cualquiera en Santa Cruz, son quienes la manejan a gusto y piacere casi desde el retorno a la democracia, primero desde la intendencia de la capital (Rio Gallegos) en 1987 y  a partir de 1991 desde la gobernación. A esa familia del poder se acercó, 25 años atrás, Fabián.  Era un joven de 20 años a quien su madre (empleada estatal) lo presentó ante el gobernador Néstor Kirchner. Así ese joven hijo de trabajadores estatales, desde la función de secretario personal, logró formar una vasta fortuna que de ninguna manera se puede explicar como subproducto de su sueldo. El diario La Nación, que cuando quiere es capaz de encontrar datos, se solaza publicando el  “curriculum vitae” económico de Fabián Gutiérrez en donde se encuentran transacciones como la de haber comprado una terreno a $10.023 en octubre del 2003 y se lo vendió a su madre el 26 de julio de 2016 por $200.000. Está claro que es todo un emprendedor, pero bastante mal hijo. Aunque no se puede decir lo mismo en relación a sus sobrinos a quienes les donó en 2016 y 2017 sendos lotes ubicados en el Calafate los cuales habían sido adquiridos en 2008.

Mirá también:  Alberto Fernández: Todo por el pago de la deuda

¿Entonces de qué piedra trató de sacar jugo Patricia Bullrich y su ballet para insinuar que esto era un nuevo crimen del kirchnerismo? Sencillo. Resulta que Fabián Gutiérrez era uno de los tantos arrepentidos de la causa de los cuadernos. Pero entre muchos, este es un personaje particular. Gutiérrez fue secretario privado de Néstor y de Cristina. Trabajo junto con la familia Kirchner desde que tenía 20 años y conoce desde dentro cuales son los movimientos y manejos de la “primera familia” de Santa Cruz.

¿Por qué un personaje tan cercano a Néstor y Cristina devino en delator-arrepentido? Todo parece ser que fue motivado por lo mismo que lo acerco décadas atrás: el deseo de salvarse a como dé lugar. Es que como subproducto de la investigación de los cuadernos, el fallecido Juez Bonadio lo había imputado por presunto lavado de dinero y lo había embargado por 900 millones de pesos.

Como ven, un buen compañero.

La arremetida “cambiemita” fue un paso en falso que improviso Patricia Bullrich para contrarrestar los ataques a Macri por espionaje político. Esto claro está. Más allá de cual sea el devenir de la investigación que está en curso y sobre la que no podemos anticipar nada.

De la SIDE K, a la AFI M

La investigación sobre el espionaje interno a políticos y periodistas, a priori, es mucho más grave. La misma pone en evidencia que no importa quienes estén al frente del gobierno, los aparatos de inteligencia siempre están al servicio del control político y social y, eventualmente, de la camarilla gobernante de turno.

Lo primero que hay que marcar es que la denuncia la realizó la misma interventora de la AFI un día antes de terminar su tarea ante el organismo.

Mirá también:  Deuda externa: una oferta a la medida de los bonistas

La denuncia en los papeles y en los titulares de los medios afines al gobierno es rutilante: se inculpa a la Agencia Federal de Investigación(AFI, ex SIDE) de organizar una red de investigación, persecución e infiltración sobre más de 400 periodistas, decenas de políticos, dirigentes sindicales y personalidades de todo tipo. Además se acusa al jefe de la AFI y al entonces presidente Mauricio Macri de haber sido los organizadores de dicha operación.

Seguramente que todo esto debe ser verdad. Todo trabajador informado seguramente desea que termine de saltar toda la mugre y que el bisturí llegue hasta el hueso y extirpe todo este cáncer. Pero lo cierto es que no le damos ni la menor chance de que esta investigación llegue a ningún lado, más allá de los medios y por tiempo limitado.

Es fue el destino de la investigación por el Proyecto X durante el gobierno de Cristina, o la causa de las escuchas ilegales impulsadas por el juez Bonadío y el Fiscal Stornelli. Es que realmente no hay nadie dentro de los partidos patronales ni los sectores empresariales y sus voceros mediáticos que desean que esto realmente se investigue. Esto es así porque el resultado de cualquier investigación real no puede más que sacar a la luz el verdadero rol de estos organismos de espionaje.

Es que los servicios de inteligencia son el instrumento legal que tienen los gobiernos para cruzar los límites de la legalidad dentro del Estado Burgués. La AFI o cualquier otro aparato de inteligencia es la institución del Estado a la que apelan los gobiernos para todos los trabajos sucios que no puede hacer a plena luz del día.

Si realmente quieren terminar con los “sótanos de la democracia” como impúdicamente los llamó Alberto Fernández, se debería poner en pie una comisión de investigación independiente del Estado y de todos los partidos que gestionaron el estado en los últimos 35 años, todos parte responsable del espionaje interno. Esto es así porque una investigación a fondo no solo debería terminar con la encarcelación de todo y cada uno de los agentes de dichas agencias, sino que debería llevar tras las rejas a todos los presidentes y buena parte de los ministros y secretarios de estado.

Pero todo cacareo por parte del gobierno, no son más que una impostura mediática que no tiene más objetivos que mostrar que el gobierno de Macri no fue menos antidemocrático que los gobiernos anteriores.

Tanto las denuncias de los “cambiemitas”, como la charlatanería de parte del “panpejotismo” son para la tribuna. Son una disputa formal que abre una grieta secundaria que oculta el principal de los acuerdos, una verdadera política de Estado (Burgués): el pago de la deuda externa sea como sea.

Verdaderamente ni a Bullrich le preocupa que se sepa la verdad en el caso de la muerte de Fabián Gutiérrez, ni Fernández desea limpiar ningún sótano. Además, ningún burgués de bien acordaría con echar luz en un sótano que más allá de las querellas interburguesas es un arma fundamental del Estado patronal contra los trabajadores y demás sectores oprimidos.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Guerra, política y partido a la luz de la rebelión en EEUU

“La historia no funciona de manera tal que en primer lugar se imponen los cimientos, luego crecen las fuerzas productivas, las relaciones de fuerzas necesarias entre las clases se desarrollan, el proletariado se vuelve revolucionario, y luego todo esto se guarda en la hielera y se preserva mientras procede la preparación de un Partido Comunista, de manera que pueda alistarse mientras las ‘condiciones’ esperan y esperan; y luego, cuando esté listo, pueda arremangarse y comenzar a luchar. No, así no funciona la historia. Para la revolución se req...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre