Vacunas Vip

Cuando sale a la luz la podredumbre de la política capitalista

El escándalo de las vacunaciones de privilegio puso al descubierto la podredumbre de la política patronal en todas sus expresiones, tanto del oficialismo y su doble discurso como de la oposición de derecha y su hipocresía sin límites a la hora de señalar la paja en el ojo ajeno.



La crisis que estalló con las vacunaciones de privilegio puso al descubierto los abusos de funcionarios que inescrupulosamente se vacunaron junto a sus amigos a escondidas de la población en momentos en que el país supera los 51 mil muertos y la pandemia está lejos de solucionarse.

La situación abrió una crisis política en el peronismo que derivó en la expulsión de un ministro estratégico para Fernández. Decenas de funcionarios quedaron expuestos al escarnio de la opinión pública. Además de la indignación que despertaron los trascendidos en amplios sectores, el gobierno enfrenta la catarata de denuncias judiciales con las que la oposición de derecha está arremetiendo.

Juntos por el Cambio ha dado un giro en su discurso que no deja de sorprender por el oportunismo e hipocresía de sus representantes. Hace pocos meses nomás, Carrió denunciaba la vacunación como envenenamiento y se levantaba una virulenta campaña contra la vacuna rusa cuestionando su aprobación por parte de la ANMAT. Cambiemos fue negacionista de la pandemia durante todo el 2020, llamando a la gente a que viole la cuarentena, la famosa «infectadura» caracterizada por sus intelectuales orgánicos.

Macri, a través de sus redes declaró que no se vacunaría hasta que el último trabajador de la salud reciba su dosis. El «paladín de la moral» que ahora se jacta de no haber abusado de sus privilegios es el mismo que permitió el blanqueo de millones de dólares a sus familiares y amigos y enfrenta actualmente causas por corrupción y espionaje interno.

Larreta, por su parte, entregó dosis a las clínicas y sanatorios privados para que vacunen a sus afiliados. Esto representa una privatización encubierta de la vacunación. Es obvio que las tarifas de las prepagas no están al alcance de toda la población. ¿A caso no es también una «vacunación de privilegio» si se asegura la dosis por una tarifa de $30.000 mensuales ahorrándose largas colas, días de espera y colapsos del sistema de turnos digital?

Mirá también:  Crítica de la ley de "solidaridad y reactivación"

A pesar de sus falsos nuevos aires de fiscales de la moral, los representantes de Juntos por el Cambio, al igual que el oficialismo, abusan de los privilegios del poder del Estado y gobernaron de espaldas a las necesidades obreras y populares.

Pero la indignación de los trabajadores está completamente justificada. Vienen soportando un año de crisis pandémica con despidos, precarización laboral y aumentos sin control del precio de las tarifas y los alimentos mientras el gobierno, en lugar de tomar medidas enérgicas que mejoren la situación de los de abajo, pacta con los sindicatos techos a las paritarias y deja correr el ajuste en las góndolas.

Con la vuelta a clases, el gobierno nacional, pero también los gobiernos provinciales, impulsaron un inicio presencial sin invertir en infraestructura ni garantizar condiciones mínimas de seguridad e higiene. Miles de docentes fueron obligados a asistir a las escuelas sin vacunarse por quienes se vacunan a escondidas aprovechando sus privilegios como funcionarios.

Fernández condenó el vacunatorio vip de Ginés, pero a la vez reivindica su gestión (y la de Vizzotti) al mando del ministerio de Salud en la puesta en pie del plan de vacunación. Sin embargo, hasta ahora sólo se inoculó con la primera dosis sólo a un insignificante porcentaje de la población. La ínfima cantidad de dosis aplicada evidencia una pésima gestión ¿o no prometieron que iban a entrar millones de dosis para principio de año? ¿o no dijo el propio Ginés que para agosto estaríamos todos vacunados? nada de eso se está cumpliendo y los contagios se siguen multiplicando.

A nivel mundial, los capitalistas hicieron de la producción de vacunas un gran negocio. Las empresas farmacéuticas especulan con la escasez y el alto valor de las dosis. Además de exigirle el financiamiento de la investigación y desarrollo de las vacunas a los Estados, ahora se las venden por sumas millonarias y los obligan a asegurarlas contra contingencias y efectos secundarios. A su vez, los Estados imperialistas acaparan la mayoría de las dosis, dejando al resto de los países recibiendo cargas a cuentagotas mientras el virus se sigue multiplicando y mutando, creando nuevas cepas que pueden incluso dejar sin efecto las vacunas desarrolladas, preparando nuevos brotes en el futuro.

Mirá también:  Sobre la objeción de conciencia

La salud tiene que ser un derecho, no un negocio. Esta verdad elemental cobra todo su significado en la actual pandemia, un verdadero desafío para el conjunto de la humanidad. Si se quiere terminar de una vez con la pandemia, hay que liberar las patentes y declarar la vacuna un bien público, común y gratuito para toda la población mundial, aunando fuerzas para que cada habitante del mundo tenga su dosis lo antes posible, acelerando los ritmos de vacunación en todo el mundo.

Expuestos los privilegios destapados por el «vacunagate» en Argentina y otros países, está demostrado que no puede dejarse sólo en manos del Estado la batalla contra el Covid-19. Hay que terminar con el monopolio de los gobiernos capitalistas frente a los planes de vacunación. Los trabajadores, mediante las organizaciones populares, políticas y sociales, deben controlar los stocks, distribución y aplicación, para evitar los abusos de los privilegiados por el poder y garantizar que cada dosis llegue a quien tiene que llegar priorizando a trabajadores de salud, esenciales y mayores en edad de riesgo.

Si se quiere derrotar al coronavirus, se debe ir más allá de la podrida política capitalista que a cada paso obstruye y posterga la posibilidad de una solución real y definitiva a este mal que afecta a todos, pero no a todos por igual.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

“Naturalmente, Lenin no predijo o dedujo la revolución rusa como resultado de su estudio de Hegel. Pero su reaprendizaje de la dialéctica lo hizo más atento a las posibilidades, más capaz de descubrir, de manera concreta y empírica, las formas de acción que podrían superar las contradicciones que enfrentaba” J. Rees, The Algebra of Revolution   Paradójicamente a lo señalado en la cita del epígrafe, Lenin no predijo el estallido de la revolución rusa, sino incluso aseveró en una charla brindada a estudiantes suizos a comienzos del m...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre