Los K se bajan en beneficio de Schiaretti

Córdoba | Unir a la izquierda para que sea alternativa

A menos de un mes de las elecciones de Córdoba es difícil calibrar el impacto político que tendrá la renuncia del kirchnerista Pablo Carro a la carrera para gobernador, pero lo que es seguro es que abre todo un nuevo panorama político electoral para la izquierda. Un panorama que inevitablemente será mal aprovechado ante la división que impera en el seno de la izquierda que el 12 de mayo competirá en tres listas separadas.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


No es algo menor la baja del kirchnerismo en una provincia tradicionalmente gobernada por variantes conservadoras, desde el radicalismo de Angeloz hasta la alternancia de 20 años de peronismo de derecha entre De la Sota y Schiaretti. A tal punto, que diarios como La Voz del Interior no duda en ubicar la franja de electores que se irían hacia la izquierda entre el 4 y el 6% del padrón[1].

La incesante caída en la imagen del gobierno nacional, que crece junto con el descontento ante de Macri, podría impactar también a la figura de Schiaretti que, como ha declarado el candidato a gobernador por el Nuevo MAS, Eduardo Mulhall, “no se ha corrido un centímetro del libreto de Macri”[2]. Paralelamente, aunque el kirchnerismo haya elevado un poco su intención de voto -sin resolver aún la eventual candidatura de CFK- no logra superar el balance que cae sobre ellos tras 12 años en los que no se cambiaron las cuestiones de fondo. Este balance fue el que el macrismo aprovechó para remachar con una avalancha de causas de corrupción.

Otro elemento que descalifica al armado K son las intenciones explicitadas del espacio que lidera Cristina Fernández de Kirchner de continuar las relaciones con el FMI, mezclar los pañuelos celestes y verdes (un evidente guiño antiaborto) y de aliarse a los sectores más conservadores del peronismo como parte de su estrategia electoral, como se evidenció al bajar su lista provincial en Córdoba. Esta combinación sólo puede generar el mayor desagrado de una franja del electorado progresista y de centro izquierda, que veía en el kirchnerismo “lo posible” para tratar de cambiar las cosas, pero que ve en Schiaretti un conservador aliado de Macri.

Mirá también:  Río Negro | Aurelio Vázquez en campaña

“Por especulaciones electorales, todo un sector que seguía a (Pablo) Carro hoy está en una profunda crisis; ese sector está buscando una alternativa, está desencantado y frente al proceso electoral ve con simpatía a la izquierda”, comentó Eduardo Mulhall a La Voz del Interior el martes 4 de abril. “Creemos que hay un importante sector del kirchnerismo que va a votar a la izquierda”, concluyó.

Sin embargo, la izquierda, que hoy tiene grandes chances de disputar una importante franja de ese electorado, fracasó en constituirse como una alternativa de conjunto que pueda nuclear todas esas expectativas en la provincia. Se presentarán tres listas de la izquierda en Córdoba.

“Nosotros dimos una pelea que fue pública, con innumerables intentos y llamados, hasta en el lanzamiento de nuestra lista, por la unidad de la izquierda. Es una pregunta que surge todo el tiempo cuando estamos agitando en la calle, en las marchas, hasta los propios medios le preguntan al FIT por qué no hay unidad, pero no pueden dar respuesta porque no hay argumentos”, describió Di Santi en una nota a este medio. Ella acompaña a Eduardo Mulhall en la fórmula a gobernador y encabeza la lista de legisladores provinciales.

En todo el país el calendario electoral está atravesado por un profundo debate de fondo, como consigna Mulhall “cuando salgo a la calle en mi barrio, cuando voy a dar clases y en cada actividad militante, veo que la gente se cuestiona a quién votar, cuál es la alternativa”. Es un debate donde las ideas de la izquierda clasista, socialista y revolucionaria podría tener un auditorio ampliado de poder constituirse como alternativa y salir a hacer campaña.

Mirá también:  Primero de Mayo | El Nuevo MAS convoca al Obelisco

Pero a pocos meses del cierre de listas a nivel nacional no parece haber por parte del FIT ningún tipo de intención, más allá de las declaraciones que dan a los medios para salir del paso, de avanzar hacia una unidad concreta. A pesar de los llamados públicos hechos por el Nuevo MAS a través de su principal referente, Manuela Castañeira, para “ponerle fecha y hora” a una reunión para discutir la unidad, no hubo respuesta.

Tras ocho años funcionando como una cooperativa electoral, el electoralismo autoproclamatorio del FIT ha espantado a las fuerzas políticas que se nucleaban a su alrededor, quedando así reducido a sus tres fuerzas (PTS, PO, IS). Esa tesitura, no sólo revela un oportunismo porotero, sino que es una de las principales causas de que el mismo haya sido incapaz de elevarse a ser visto como una verdadera alternativa política.

 

Es hora de superar la mezquindad y el divisionismo. Es hora de debatir con seriedad una estrategia común para enfrentar el ajuste. Es hora de avanzar en una unidad que permita a la izquierda realmente ser una alternativa a los partidos del régimen que gobiernan contra los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Es necesario unir a la izquierda para que sea alternativa.

 

Masín Fir

[1] https://www.lavoz.com.ar/politica/con-criticas-schiaretti-izquierda-busca-votos-kirchneristas

[2] http://izquierdaweb.com/eduardo-mulhall-cuando-el-enemigo-se-une-no-nos-podemos-dividir-por-los-votos-la-izquierda-esta-para-otra-cosa/

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre