En el contexto en que se dieron las elecciones, era todo un albur cómo se reflejaría esta situación el 22 de Octubre. Más teniendo en cuenta que en la última semana nuestro partido se jugó todos los días en las movilizaciones reclamando justicia por Santiago Maldonado, supo poner la movilización en las calles para pulsear con el gobierno reaccionario, sin especulación electoral alguna.

Una elección corrida a la derecha

Los resultados están a la vista, entre las PASO y el 22 de Octubre el sufragio se corrió a la derecha, ya que se sumaron 100.000 votantes de padrón y también estuvieron en juego los votos de aquellos sectores que no pasaron, todas las variantes capitalistas desde las más de derecha, el macrismo, Schiaretti y el kirchnerismo, más las variantes locales del vecinalismo, ganaron votos excepto la izquierda, que no los pudo retener y los perdió. Consagrando 5 diputados Cambiemos, 3 Unión Por Córdoba y 1 el kirchnerismo.

Hay muchas preguntas por hacerse, pero lo central es comenzar por algunas afirmaciones: el voto en Córdoba fue a las variantes más de derecha y en menor medida al kirchnerismo. La izquierda perdió no sólo porcentaje sino también votos.

Entre Cambiemos 48,50% y UPC (Schiaretti) 30,50%, se llevaron prácticamente el 79% de los votos, ambos socios del ajuste y la represión. Quedó un 9,5% al kirchnerismo, a los dos partidos locales de derecha 6% y entre el FIT 3,29% e Izquierda al Frente 2%, un 5,29%.

Si vemos el resultado el gran ganador en la provincia como en el país fue Cambiemos, la polarización nacional también pasó por acá y entre el ajuste original y la burda copia de Schiaretti, Córdoba volvió a elegir el original, siendo el gran derrotado Unión Por Córdoba como fuerza burguesa del PJ tradicional que no logra hacer pie, peligrando el control de la provincia por parte de éste. La izquierda mantuvo su piso electoral de 108.000 votos, volveremos sobre esto.

Mirá también:  Paro general | Rosario paralizada

Movilizaciones previas a las elecciones

Lo que podemos decir es que, si bien se dieron esos procesos de movilizaciones, todo esto no fue suficiente para alterar el voto en la provincia.

Entre agosto y octubre el gobierno parecía tener todo controlado, pero esa calma como de agua de estanque fue convulsionada por la aparición en escena de movilizaciones masivas de cordobeses que reclamaban la vida por Santiago Maldonado, ni qué decir también de las más de 3.500 mujeres que marcharon por la ciudad reclamando el derecho al aborto legal, seguro y gratuito en el hospital. O los cientos de trabajadores de PLASCAR, PROMECOR, que marcharon por las calles de Córdoba reclamando la reapertura de su fuente de trabajo. Y cuando apareció el cuerpo de Santiago Maldonado hubo cuatro días de movilizaciones consecutivas, una más numerosas que otras.

Este resultado electoral demuestra que hay dos Córdoba: la del resultado electoral y la que se viene movilizando.

Las elecciones en la izquierda

No hay que salir de la coyuntura nacional desfavorable y corrida a la derecha, como también a las características propias de nuestra provincia para encontrar una explicación a las elecciones que se dieron en la izquierda.

En primer lugar, hay que partir que en las PASO la política que tuvo el Nuevo MAS de conformar un frente de independencia de clase junto al MST, fue correcta y posibilitó la visibilización de la otra izquierda, de Izquierda al Frente por el Socialismo pasando las PASO.

Este éxito permitió que en octubre la izquierda se presentara en dos frentes: IFS y el FIT.

Izquierda al Frente hizo una excelente elección en las primarias con 44.669 votos (2,25%) y el FIT 85.316 votos (4,36%); es decir, ambas fuerzas conseguimos 130.000 votos, un 6,61% de los votos.

Mirá también:  Los números del INDEC vuelven a desmentir a Macri

Pero por el proceso de polarización y el contexto en que se dieron las elecciones de octubre no se pudieron retener todos esos votos y algunos fugaron como “votos útiles”, en general fueron al kirchnerismo. La falta de unidad (responsabilidad del FIT) hace que al ir dividido en dos frentes el voto a la izquierda no tenga tanta atracción e imposibilita dar una pelea electoral, por eso y otras causas el FIT perdió el 1%, sí, 18.000 votos obtenidos en las PASO, demostrando que los votos van y vienen. Nuestro frente sólo 0,25%.

Esta pérdida hizo retroceder al FIT como quinta fuerza y ser la elección donde menos votos sacó, porque se develó el misterio, cuando hay otras fuerzas de izquierda se acaba el monopolio burocrático de los votos.

 

A pesar de la pérdida por la falta de unidad, la izquierda mantuvo su piso electoral del 5,4%, 108.000 (votos que solía retener el FIT cuando sólo pasaban ellos) ahora esos votos se distribuyeron IFS 41.000 (2%) y FIT 67.100 (3,4%), no muy distinto que los de otros distritos, demostrando que en Córdoba y en varias provincias más (como La Pampa, La Rioja, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz) se termina el cuento autoproclamatorio de la única izquierda.

Desde el Nuevo MAS en Izquierda al Frente por el Socialismo seguiremos luchando por la unidad de la izquierda en un frente electoral y más que nunca ahora en la calle para enfrentar al gobierno de Macri que quiere avanzar con su plan de reforma, laboral, de salud, previsional, educativa y en aplicar la represión para imponerlas. Por eso busca la impunidad y el encubrimiento en el asesinato de Santiago Maldonado.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre