Córdoba | Triunfo del movimiento de mujeres por el Aborto No Punible



Por Pau Fulán

En marzo de 2012, luego de una seguidilla  de escandalosos fallos de jueces provinciales impidiendo a jóvenes y niñas acceder a abortos no punibles, respondidos con movilizaciones del movimiento de mujeres y con la indignación social, las mujeres arrancamos un pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en relación a la interpretación correcta y amplia del artículo 86 del Código Penal (sobre la penalización del aborto), y la exhortación, tanto a la Nación como a las Provincias, para que elaboren protocolos de acceso a la interrupción voluntaria del embarazo, siguiendo los lineamientos del propio fallo F.A.L.

La provincia de Córdoba elaboró ese mismo año la Guía de Procedimiento para la Atención de Pacientes que soliciten Prácticas de Aborto no Punibles, protocolo que guarda similitud con el nacional. Inmediatamente, la Iglesia Católica, a través de su comodín, la asociación civil Portal de Belén interpuso un amparo en “defensa de los menores que ven privado su derecho a la vida”. Además, planteó una medida cautelar para evitar la aplicación de la Guía en todo el territorio provincial. La Justicia admitió el pedido en Primera y en Segunda Instancias. Esto significa que, mientras se seguía “discutiendo” la cuestión (con los lentos tiempos de la justicia patronal y patriarcal), ninguna mujer en la provincia podía acceder a su derecho a realizarse un aborto a través del protocolo (inclusive, aunque estuviera en peligro su vida), en un hospital público provincial.

Finalmente, luego de larguísimos casi 7 años de proceso judicial, el martes 18, el Tribunal Superior de Justicia de Córdoba, se pronunció a favor de las mujeres.

 

¿Qué dice el fallo?

El fallo termina no haciendo lugar al amparo,  revocando las sentencias de instancias anteriores y la propia medida cautelar. Estrictamente, la decisión se basa en cuestiones de carácter formal: problemas con la representación y la abstracción del caso: la CSJN es la última intérprete y ya se pronunció a favor de este tipo de protocolos y de la constitucionalidad del aborto no punible.

Mirá también:  La Plata | Las Rojas marchan desde Plaza Moreno

Sin embargo, lo interesante es que  el TSJ aporta algunas argumentaciones de carácter progresivo:

1) “(…) La maternidad es un acto voluntario, que exige el compromiso vibrante de la mujer embarazada. No puede ser una imposición del Estado a cualquier costo de la mujer. Ella no es un medio”.

2) La decisión de interrumpir un embarazo es un derecho personalísimo de la mujer y lo que plantea el Portal de Belén implicaría “desplazar la voluntad de las mujeres”. “(…) el embarazo debería ser llevado a término forzosamente en todos los casos, aun prescindiendo del deseo, las necesidades, el estado de salud psicofísica y la autoconservación, así como del derecho que le asiste a toda mujer de que se respete el diseño por ella preferido o al que hubiera optado en relación con su propia vida personal, reproductiva y familiar”. Además, entiende este accionar como una violación a derechos consagrados en tratados internacionales de derechos humanos con jerarquía constitucional.

3) Aporta la opinión jurídica de que el aborto, en general, no está prohibido en ninguno de estos tratados (lo cual fue puesto en discusión por los sectores antiderechos durante este año).

 

Los celestes dicen

Aurelio García Elorrio, el Cruzado antiderechos y representante del Portal de Belén, denuncia presiones al TSJ:  “De esa forma, se liberaría de responsabilidad al abusador, porque no es necesario decir quién la abusó y cuándo. Eso es más grave aún cuando una mujer fue abusada en el terreno familiar, porque volvería al lugar donde fue violada de manera impune.” El lobo se disfraza de cordero y con argumentos que dibuja de “progres” reafirma el lugar que la Iglesia y el Estado tienen para las mujeres: calladas y sumisas, obligadas a la revictimización, la condena social y el abandono de las instituciones  si intentan ser dueñas de su cuerpo.

las rojas cordoba

 

Las pibas contra el medioevo

Las mujeres, las travas, lxs trans y la diversidad en general, no depositamos ni un ápice de confianza en la Justicia. Es el Poder Judicial el que dejó libre a Wagner, quien luego cometió el femicidio de Micaela García; intentó declarar inimputable al femicida de Azul Montoro; sigue sin investigar seriamente el caso de Laura Moyano; dicta un fallo misógino y aleccionador dejando libres a los femicidas de Lucía Pérez. Es la institución que previamente, hizo lugar al amparo y  a la medida cautelar del Portal de Belén, impidiendo que las mujeres en Córdoba accedan al aborto no punible casi por 7 años.

Mirá también:  Córdoba | La independencia política no se negocia

En un país en el que se calcula que se realizan alrededor de 500 mil abortos al año, es criminal que el Estado, auxiliado por la Iglesia Católica siga impidiendo la aplicación del protocolo en una de las pocas provincias que lo elaboraron.

El hecho de que hoy el Tribunal Superior falle a favor de nuestros derechos tiene que ver con la organización que hace años venimos construyendo las mujeres, en los Encuentros Nacionales, en los tribunales cada vez que nos encontramos con nuevos casos de abusos o femicidios, marchas inmensas, pañuelazos cada martes, vigilias a la intemperie. Este fallo es un triunfo pura y exclusivamente del movimiento de mujeres que hace tiempo sacó la conclusión que a las instituciones se las combate organizadas y dando la pelea en las calles.

 

Cómo seguimos

Al revocarse la medida cautelar, a pesar de que la Iglesia apele la sentencia, en principio debería comenzar a aplicarse de inmediato la Guía. De hecho, el Ministro de Salud de la Provincia, indicó al día siguiente, que el Estado ya está en condiciones de comenzar a aplicar el protocolo. Las mujeres tenemos larga historia con las instituciones, y sabemos que ahora la pelea sigue, tanto por el aborto libre, legal, seguro y gratuito, como por la aplicación efectiva de la Guía, plantadas en cada hospital hasta que se realice en condiciones y sin ningún tipo de impedimento.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre