Consejo de la Magistratura | La partida no fue favorable al gobierno y sus aliados

La coalición gubernamental perdió la mayoría en el Consejo, que es el que designa la terna de jueces a presentar en el Congreso. No es poca cosa. Por dos lados que se complementan. El primero porque no es poca cosa tener mayoría para proponer los jueces que, al amparo de nuestra Constitución y nuestras leyes, más allá del discurso cínico de la “independencia” del Poder Judicial, son indispensables para hacer correr la legislación más necesaria a los planes económicos y políticos que se implementan desde los poderes del gobierno.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


 

A pesar de cierto respiro del gobierno y sus aliados en mantener las aguas calmas, éstas no se mantienen tan así en todos los ámbitos de los poderes públicos. Uno de ellos es el Poder Judicial que, aunque es el más estable e irrompible, hizo algunos crujidos.

Y éstos no fueron favorables a la mayoría de Cambiemos en el Consejo de la Magistratura. Por obra de acuerdos off shore, la coalición gubernamental perdió la mayoría en este organismo, que es el que designa la terna de jueces a presentar en el Congreso. No es poca cosa. Por dos lados que se complementan. El primero porque no es poca cosa tener mayoría para proponer los jueces que, al amparo de nuestra Constitución y nuestras leyes, más allá del discurso cínico de la “independencia” del Poder Judicial, son indispensables para hacer correr la legislación más necesaria a los planes económicos y políticos que se implementan desde los poderes del gobierno. El segundo, porque ese traspié le provocó una nueva grieta en la coalición con los radicales que la integran, ya que Mario Negri es el miembro del partido radical que quedó afuera del reparto en la integración del Consejo.

Esa mayoría en este organismo había logrado el beneplácito de la patronal empresaria en el Coloquio de IDEA de octubre pasado cuando, ante el anuncio de los nombramientos 2019, ésta estalló en aplausos.  El cálculo de 300 nombramientos sumado a un recambio de 200 cargos por jubilaciones por tope de 75 años despertó el asombro de los hombres de negocios que aprobaron con aplausos una materia que les es evidentemente lejana. Lo mismo que el anunció de una nueva auditoría de casos judiciales sobre narcotráfico y sobre el fuero laboral, además de la solicitud de 12 megacuasas de delitos trasnacionales (leáse Odebrecht, entre ellas).” Ambito.com, 22/10/18, Gabriel Morini.

Crujió pero no se rompió

Mirá también:  Lograron frenar el desalojo de la Asamblea de Villa Urquiza

La alegría duró poco porque un acuerdo “espantoso” unió al kirchnerismo, al Frente Renovador, casi todo el bloque de Argentina Federal, el interbloque de Felipe Solá y otras bancadas logró quedarse con dos lugares y a Cambiemos le dejó uno. “Es un acuerdo de circunstancias. Nos une el espanto a la extorsión. Queremos frenar los carpetazos, dijo a La Nación el presidente del bloque del FpV, Agustín Rossi”. (La Nación, 17/11/18)

La cúpula de la UCR reaccionó airadamente: “impericia”, “mala praxis”, lanzaron como agudos improperios. Pero ahí quedó la cuestión.

Es una pelea entre los de arriba, un cambio de fichas en un juego que nosotros no jugamos. Pero lo que sí nos interesa a los trabajadores, las mujeres y la juventud y nos debemos preocupar ahora y siempre es luchar para que los derechos democráticos conquistados no sean avasallados, contra la impunidad de ayer y los ataques represivos de hoy, así como las leyes antiobreras que nos quieren meter de la mano del FMI.

Esa es la expresión de los de abajo que debe estar presente para poner un freno al avasallamiento patronal, gubernamental y burocrático, para “pasar por arriba” los acuerdos de nuestros opresores.

Por Ana Vázquez

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre