Dir. RyanCoogler

Película recomendada: Fruitvale Station (2013)

En este contexto de rebelión antirracista en Estados Unidos, aprovechamos para recomendar una película que refleja esta problemática.

Emily Ortiz Suárez y Julia Di Santi

La rebelión en Estados Unidos es un llamado a abrir los ojos con respecto de la opresión racial. Alrededor de 140 ciudades estallaron en un solo grito que por años recorrió la historia del país. Una historia marcada por la discriminación, la tortura, la muerte, la pobreza al que esta población ha sido sometida. Este estallido no podría entenderse tampoco sin pensar que la pandemia del COVID-19 significó 110.000 de muertes de las cuales, la cuarta parte es de la población afroamericana. El negacionismo de Trump y el manejo neoliberal tuvo sus consecuencias.

La pandemia dejó enormes evidencias y contradicciones. Las barreras de acceso al sistema de salud, el enorme porcentaje de población negra por debajo de la línea de pobreza y la violencia a la que son sometidos por parte del aparato represivo y el sistema judicial. Esto teniendo en cuenta que en contextos de confinamiento una gran proporción de población negra continuó trabajando por desempeñar tareas esenciales, mientras que la violencia policial aumentaba: el 93% de los detenidos en este periodo fueron afroamericanos.

La película recomendada se centra en un acontecimiento real. Oscar Grant tenía 22 años esa noche previo al año nuevo entrando al 2009, con un crisis financiera inmobiliaria en carne viva, y la gente viviendo cada vez más en la calle. Oscar acababa de perder su trabajo, tenía una hija de diez años y se encontraba ante dilemas centrales como volver a la venta de drogas para subsistir. Ser negrx o latinx o aborigen en EEUU es vivir como ciudadanx de segunda y potencial criminal para la supremacía de pieles blancas. Esto es tan viejo como la época de la mano de obra esclavizada y venta de afrodescendientes de la colonización de América por parte de Inglaterra, España, Portugal, Francia, etc., pasando por la Revolución Industrial y la explotación laboral, la Guerra de Secesión contra el sur esclavista, hasta el «Ya basta» de Rosa Parks un diciembre de 1955 y finalmente una fuerte hermandad política que «creó» a Malcolm X, a Martin Luther King y con las últimas oleadas de lucha por los derechos civiles de los setenta.

Mirá también:  EEUU: Avanza la carrera hacia las presidenciales de 2020

Y lo cierto es que hay una continuidad en la desigualdad y la represión, pues Floyd de 46 años es un caso más como el de Oscar Grant y que el filme FruitvaleStation nos relata.Una noche de festejos, de salida con amigos, de tránsito por el transporte público. Interrumpida por las fuerzas represivas que en EEUU fueron junto con la justicia las que dieron continuidad a la práctica racista que fue eliminada en los papeles con los derechos civiles. Un tercio de la población carcelaria de EEUU es negra y un hombre negro tiene un 50% de probabilidades en su vida de ser detenido.

Sin duda que las contradicciones de la sociedad norteamericana hoy permiten ser una especie de vidriera ante las distintas opresiones que existen en el mundo y hacia distintas identidades. Vemos y conocemos de EEUU lo que nos venden en el cine, lo bueno y lo malo, siempre bajo la ideología de un monstruoso aparato industrial-comercial. Vemos lo último del juguete digital pero también vemos su idiosincracias, sus vidas, sus valores y muchas veces una gran crítica a su sociedad. Muchas veces estas críticas se basan en hechos de la vida real, y este es el caso de FruitvaleStation (2013, ópera prima de RyanCoogler). El cine nos hace creer que EEUU es «América», que es el «sueño americano», que es ese país dónde el mundo elegía para progresar y estar en la cúspide del mundo. Sin embargo las apariencias engañan, pues la realidad no puede encubrir u ocultar las contradicciones de un sistema tremendamente desigual. Y el racismo, así como otras «fobias» (que también sabemos imitar) están allí desde el mismísimo «Nacimiento de una nación», esa nación que secuestraba hombres, mujeres y niñes de África desde la supremacía blanca heredada de la vieja e imperialista Europa.

Mirá también:  EEUU: por Breonna Taylor, rebrota la movilización antirracista

Matan como a Breonna Taylor de 26 años en Kentucky en Marzo, o AhmaudArbery de 25 años en Georgia en Febrero, Atatiana Jefferson de 28 años (2019), Botham Jean de 26 años (2018) y PhilandoCastile de 32 años (2016) y cientos más.  Eric Garner de 43 años y filmado (casi calcado al caso de Floyd) dijo “no puedo respirar” en 2014  y con una rodilla en la nuca, boca abajo en el suelo, «montado» por un policía blanco, fue asfixiado luego de ser arrestado con la suposición de que vendía ilegalmente cigarrillos sueltos. Oscar Grantera un joven, laburante, descendiente de africanos esclavizados. Hasta que sube a ese tren del BART (BayArea Rapid TransitSystem), transporte público de alta velocidad de la Bahía de San Francisco, California, justito donde nació Hollywood.


Referencias

https://www.france24.com/es/20200601-otros-casos-george-floyd-crimenes-justicia

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Engels antropólogo

Portada: Emilse Roja DESCARGAR EN PDF   “La simple caza de la riqueza no es el destino final de la humanidad, a lo menos si el progreso ha de ser la ley del porvenir como lo ha sido en el pasado. El tiempo transcurrido desde el advenimiento de la civilización no es más que una fracción ínfima de la existencia pasada de la humanidad, una fracción ínfima de las épocas por venir. La disolución de la sociedad se yergue amenazadora ante nosotros, como el término de una carrera histórica cuya única meta es la riqueza, porque...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre