Chubut | Decreto xenófobo del gobernador de la provincia

Como parte de la instalación de una campaña reaccionaria en año electoral que busca hacer responsables a los inmigrantes de todos los males, el gobernador de Chubut se pone a tono con Cambiemos. Firmó el día de ayer un decreto que expulsa de la provincia a todo aquel que tenga "antecedentes" o haya "delinquido". Ante la más mínima arbitrariedad de la justicia, los extranjeros pueden ser expulsados sin más.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


El decreto. Foto: La Nación

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, firmó en el día de ayer un decreto profundamente reaccionario, que busca “disponer por intermedio del Ministerio de Gobierno la realización de aquellas medidas conducentes a la expulsión y prohibición de ingreso a la provincia de Chubut de ciudadanos extranjeros que hubieran sido condenados o se encuentren cumpliendo condena, que reúnan antecedentes penales o condena no firme por delitos cometidos en la República Argentina o en el extranjero”.

El ministro de Gobierno, Federico Massoni se expidió ante los medios explicando la medida de la siguiente manera: “Si bien, todos los extranjeros que vienen a progresar y a establecerse con sus familias, contarán con todo el apoyo, aquellos que tienen la intención de delinquir, no van a poder ingresar a Chubut”.

Lo primero que hay que decir es que nadie “tiene intención de delinquir” por naturaleza. Nadie migra “para robar” en otro país. En general, quienes migran lo hacen para no tener que robar en el propio, para encontrar un lugar donde tener trabajo, techo y comida… Pero al no encontrar empleo, ni la calidad de vida que esperaban, ni educación, ni salud, ni contención por parte del Estado al que han migrado, caen efectivamente en la marginación social y sus violencias.

Haciendo alarde de su política alineada con Macri, Arcioni – como todo gobierno de derecha con cierto tufillo a fascistoide – decidió por decreto una normativa que encuentra un enemigo a quien culpar de sus propios equívocos políticos sociales y económicos. El problema no sería la miseria, sino quienes delinquen en el medio de ella. El problema no sería siquiera los robos – seguramente, cantidad de argentinos incurren en las mismas actividades, producto de la probeza y la violencia social-. Así, inician una guerra del pobre contra el pobre, buscando contraponer los intereses de los pobres extranjeros a los intereses de los pobres argentinos, para que unan fuerzas contra quienes tienen de verdad intereses opuestos a los de las masas trabajadoras chubutenses: los propios Arcioni y Massoni, el presidente Macri, los patrones y todos los que viven de la explotación ajena. Se trata, entonces, de una maniobra ideológica para distraer a las y los trabajadores de Chubut de la realidad: cada vez hay más despidos, los empleos son cad avez más precarizados, todo aumenta y no hay salario que alcance para pagar el alquiler, los servicios, el transporte… la comida.

Mirá también:  Tucumán | Quieren prohibir el aborto incluso en caso de violación

A Chubut le llueven crisis de todo tipo y esta administración desesperadamente revive prácticas que la historia ha condenado. Eligen desoír la política inmigratoria de puertas abiertas que tiene y ha tenido siempre la Argentina; basta recordar incluso nuestra burguesa constitución, que reza “a todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino”. Pero mientras los inmigrantes pobres son condenados de antemano, no están en la mira de Arcioni y Massoni los verdaderos delincuentes extranjeros: los terratenientes de Benetton; Pan American Energy y Silver, depredadoras de nuestros recursos naturales y desvastadoras del medio ambiente. El objetivo de esta medida es uno solo: responsabilizar a las y los de abajo la enorme crisis y pérdidas de las condiciones de vida, para así seguir regalando nuestro esfuerzo y producción de riquezas a los millonarios extranjeros, a los verdaderos delincuentes protegidos.

Corresponsal

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre