rebelión y represión

Chile: Asesinada a puñaladas periodista que cubría la represión y los abusos policiales

La periodista Albertina Martínez Burgos fue encontrada brutalmente asesinada en su departamento del centro de Santiago de Chile. Su familia y “Ni una menos Chile” denuncian que desaparecieron todos los archivos de su cobertura de la represión. Se había enfocado en el accionar violento de los pacos y los casos de abusos policiales hacia las mujeres.

Redaccion
Equipo de redacción del portal IzquierdaWeb.


Sostiene el comunicado emitido por Ni una menos: “Albertina Martinez Burgos, fotógrafa de 38 años, fue encontrada muerta en extrañas circunstancias en su departamento ubicado en Santiago Centro. Albertina estaba documentando la situación en Chile y participaba activamente como fotógrafa en las manifestaciones. Documentó la violencia hacia las mujeres periodistas y comunicadoras. Hoy exigimos que se esclarezcan las causas de su muerte, sin dejar de mencionar que ni su computador ni cámara estaban en su departamento al momento de ser encontrada sin vida. No olvidemos su nombre, no olvidemos su rostro.”

No es necesario agregar demasiado a esta información, la gravedad del caso salta a la vista automáticamente. Las autoridades encargadas de la investigación (que son los mismos Carabineros a los que Albertina investigaba ella misma) hablan de un “presunto” asesinato. Fue encontrada con múltiples puñaladas y el material fotográfico de su investigación desapareció… pero el asesinato es ¡presunto! La timidez con la que definen lo sucedido tiene tono de culpa.

Los informes dispersos, las denuncias en las redes sociales, los múltiples testimonios que se extienden a lo largo de todo Chile ponen en evidencia que la escalada represiva es de una gravedad mucho más amplia que la que el gobierno de Piñera se atreve a reconocer. Para el mundo entero se está volviendo más que evidente que hay una política sistemática de violencia brutal sobre los manifestantes y el pueblo chileno en general. El régimen pos pinochetista tiene mucho que perder.

El día de ayer, los voceros de Piñera habían salido a acusar de “irresponsable” el informe sobre la situación de los derechos humanos en Chile durante las manifestaciones elaborado por Amnistía Internacional. La “desmentida” partía de que el organismo que emitió lo que constituye una verdadera acta acusatoria la había elaborado sin consultar previamente a las autoridades. Bonito “informe” sobre la represión el que pudiera salir de la consulta previa de los represores.

Mirá también:  Nuestra solidaridad con los trabajadores desocupados

Amnistía Internacional llega a en su informe a la conclusión de que la política coordinada, deliberada y sistemática de violencia brutal sobre los manifestantes sólo puede significar que los más altos las mandos incentivan. Se trata de una política sistemática del estado chileno contra el pueblo en lucha: “han llevado a cabo ataques generalizados en contra de la población, usando la fuerza de manera innecesaria y excesiva con la intención de dañar y castigar aquellas personas que valientemente continúan en las calles ejerciendo sus derechos de la libertad de expresión y la asamblea pacífica”.

Por su parte, el Instituto Nacional de Derechos Humanos ha relevado cifras que hablan de 26 muertos, 2300 heridos, 287 personas con trauma ocular severo (por los disparos a los ojos), 1100 denuncias por torturas y 70 casos de abusos sexuales hacia mujeres por parte de los represores. Detrás de los números está la vida misma, con toda su brutalidad. Las imágenes de esos números que, para repugnancia e indignación del mundo, quería mostrar Albertina Martínez Burgos han convenientemente desaparecido.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre