Burócratas y Foro de convergencia

CGT y empresarios prometen «trabajar juntos»

La CGT y el "Foro de Convergencia" empresarial se reunieron para mostrar "acuerdos" mientras arrecian los despidos, las rebajas salariales y los contagios en los lugares de trabajo.

Ana Vázquez
Redacción Semanario Socialismo o Barbarie.


Agradecemos al Gobierno las medidas sanitarias, pero no todos estamos en las mismas condiciones para sobrevivir (…) Ese no es solamente un pedido de la CGT sino también del sector empresarial. Con el Grupo de los Seis, donde están la UIA, la Cámara de la Construcción y la Cámara de Comercio, hablamos en el mismo idioma.”

Gerardo Martínez, secretario general de la UOCRA, INFOBAE, 5/7/20, negritas nuestras

De tanto mirar para el mismo lado, van a quedar contracturados. No por las mismas razones que los/as trabajadores/as que se desloman en las obras de construcción, al frente de una máquina, de un mostrador o atendiendo pacientes en un centro de salud. Mientras nos bombardean desde los medios con fuego cruzado entre el gobierno y Cambiemos sobre espías, contraespías, causa de los cuadernos y otras yerbas, a nosotros nos “abrochan” en sus reuniones secretas.

La preocupación dada a conocer públicamente es la caída brutal del empleo y del trabajo registrado. Es la misma que la de millones de trabajadores/as. Pero, ¿desde qué lado lo miran los Martínez y Cía? Con los ataques cotidianos que están dejando pasar a lo largo y ancho del país ya tenemos la respuesta: un decreto antidespidos fantasma, una reducción del salario para trabajadores suspendidos, una falta total de control de la salud frente a los estragos del Covid-19 en los lugares de trabajo… y siguen.

Como lo hemos dicho repetidas veces, los dirigentes de las centrales y sindicatos dependientes de sus órdenes (y sus cajas) son parte del Estado en este gobierno peronista de AF. Pero, cuando las cosas se empiezan a poner complicadas, cuando “sus” trabajadores/as empiezan a molestar con reclamos sobre trabajo, salud, paritarias y otras demandas, estos señores tienen que ponerse en acción. Dejar un rato sus sillones… ¡No, pero jamás, para convocar a algún plenario de base de su gremio, alguna asamblea en algún establecimiento importante, una reunión por zoom con representantes reales de los trabajadores! Dejan sus sillones… para sentarse en otros. En otros, pero bien acompañados. Por sus aliados, los empresarios con los que tienen un fluido diálogo, a los que sí, a rigor de verdad, defienden a rajatabla, sin importarles el precio político que puedan pagar por ello. Reconocemos su consecuencia, así como anotamos el precio de hoy que, con la crisis postpandemia acumulada… los trabajadores se lo vamos a cobrar a valor dólar blue…

 

Mirá también:  Brasil – Triunfa la huelga de los trabajadores de Mercedes Benz

Los encuentros con los empresarios y el gobierno son para ajustarnos más

Hasta el momento de escribir estas líneas (martes 7 de julio) se realizó uno de los cónclaves concertados con las cámaras patronales, entre las que se encuentran aquellos empresarios “con los que hablamos el mismo idioma”, según Gerardo Martínez.

El primer paso fue la teleconferencia que sostuvo la mesa chica de la CGT con el Foro de Convergencia, un sello de lobby que nuclea a múltiples cámaras patronales de todos los rubros, como la Unión Industrial Argentina (UIA), la Asociación Empresaria Argentina (AEA), la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO), la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), la Sociedad Rural Argentina (SRA) y la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, entre otras.
Fue la previa: se puso en movimiento la negociación de un pacto social a nuestras espaldas. La final va a ser con todos los actores en escena, para el lunes de la semana próxima. El ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo, representantes de otras centrales, movimientos sociales y el mismo presidente se incorpora. Y desde ya, la infaltable jerarquía eclesiástica, a través del obispo Jorge Lugones, representando a la Pastoral Social de Lomas de Zamora, para certificar el acuerdo concluido. Respetando desde ya, todas las creencias religiosas de los trabajadores y sus familias, su aparición para sellar definitivamente las negociaciones empresarios-CGT-gobierno, es para intentar convencernos por todos los costados, sin que nos atrevamos a cuestionar nada, que es a favor nuestro, que nos conviene, que “no queda otra”.

Seguramente las reuniones de los sindicalistas con los empresarios pueden despertarnos legítimas expectativas. Porque nosotros siempre defendemos nuestras fuentes de trabajo porque de eso vivimos. Y ahora más aún, que aumenta el desempleo y nuestros bolsillos están en picada total. El punto no es rechazar las reuniones con empresarios si son para transmitir los reclamos y necesidades de los trabajadores.

El punto es que éstas son con trampa. Porque sus reclamos de apertura de fuentes de trabajo, recontralegítimos en manos nuestras, van acompañados de entrega de parte de nuestros salarios, nuestras condiciones de vida, nuestra salud, nuestros derechos, en manos de estos dirigentes. Como el que ya fraccionaron en cómodas cuotas: el aguinaldo de junio.

Si fueran legítimos, ¿por qué no piden opinión previa a los trabajadores?, ¿por qué se reúnen con ellos en secreto y después nos vienen con los acuerdos consumados?

Gerardo Martínez reconoce su “buena onda” con estos empresarios. Luis Barrionuevo va un poco más allá. Va a organizar una movilización llamándolos a ellos. En el día de ayer mencionó el 20 de julio como fecha probable y ¡se acordó de nombrar a los trabajadores como parte de la convocatoria! Para llevar a esos trabajadores atrás de los intereses patronales, no reclamando los propios. Si fuera así, ¿por qué no hace público los pedidos de los cocineros/as, mozos/as, camareros/as? Con sana desconfianza, opinamos que seguro va a convocar sólo a sus “trabajadores amigos”. ¡A ver si a alguno/a se le ocurre pedirle algo! ¡U otro/a más atrevido/a le larga alguna palabra hiriente!

Con sus aliados, los empresarios, en cambio, siempre están tranquilos. Las discusiones son entre amigos. Puede haber matices, pero no intereses de clase opuestos: empresarios/trabajadores.

Estos señores no tienen ningún monumento… por ahora. A lo mejor algún amigo empresario o gubernamental les levanta alguno… Nuevamente algún atril puede volar por los aires y tendrán que salir corriendo del escenario… (Hecho ocurrido en la movilización del 7/3/17 ante el pedido de paro general por parte de los concurrentes y el abucheo general).

De lo que estamos seguros es que con la organización independiente, agrupándonos, fortaleciéndola, estaremos en mejores condiciones para que los dirigentes sindicales giren la cabeza para el lado nuestro y hagan un curso acelerado para entender nuestro idioma. Así estaremos mejor ubicados para imponer nuestras demandas.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Guerra, política y partido a la luz de la rebelión en EEUU

“La historia no funciona de manera tal que en primer lugar se imponen los cimientos, luego crecen las fuerzas productivas, las relaciones de fuerzas necesarias entre las clases se desarrollan, el proletariado se vuelve revolucionario, y luego todo esto se guarda en la hielera y se preserva mientras procede la preparación de un Partido Comunista, de manera que pueda alistarse mientras las ‘condiciones’ esperan y esperan; y luego, cuando esté listo, pueda arremangarse y comenzar a luchar. No, así no funciona la historia. Para la revolución se req...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre