Sindicalismo combativo

Cediendo a las presiones

En la reunión de la Mesa Nacional del Plenario del Sindicalismo Combativo no se pudo llegar a un acuerdo de declaración común frente al nuevo gobierno ni de convocatoria a una movilización por los reclamos obreros, como propuso la Corriente sindical 18 de Diciembre y el Nuevo MAS.

Héctor
Dirigente de la lucha ferroviaria contra la privatización en los 90'. Dirigente del Nuevo MAS.


Después del triunfo de Alberto Fernández los sectores que conformamos el PSC comenzamos un intercambio de opiniones sobre la necesidad de posicionar al sindicalismo combativo frente al nuevo gobierno y su anunciado “Pacto Social” avalado por todos los sectores de la burocracia sindical. Hubo un acuerdo general en redactar una declaración que dialogara con las expectativas generadas con el nuevo gobierno y también en realizar una marcha después de asumido el mismo, respondiendo a las medidas que Fernández anunciaría poniendo en la calle un planteo programático que defendiera los intereses de los trabajadores para que la crisis la paguen los capitalistas.

En la primer reunión realizada después de asumido el gobierno ya la cosa cambió, desde la UF de Haedo y el SUTNA plantearon que no veían una marcha con el argumento de que “las bases no la veían” y no había “acuerdo en las directivas”.

El pasado lunes 16 se realizó una nueva reunión en la sede del SUTNA de la Mesa Nacional del PSC para discutir la declaración. Desde la Corriente Sindical 18 de Diciembre-Nuevo MAS, fuimos con una importante delegación a dar pelea para no sólo acordar una declaración, sino que insistimos en la necesidad de marchar para que los sectores combativos y la izquierda aparezcan como alternativa a los reclamos obreros que la burocracia ya abandonó.

Son momentos en que todos los sectores patronales llevan sus exigencias al gobierno y hasta los sojeros empiezan a hacer asambleas en la vera de las rutas contra el miserable aumento de las retenciones. En momentos que se empieza a conocer la letra chica del “Proyecto de ley de solidaridad social y reactivación productiva” que quita derechos a los trabajadores, como por ejemplo la suspensión de la movilidad en las jubilaciones que ataca el 82% de los docentes, entre muchas otras cosas. En este contexto donde las patronales y el FMI defienden sus intereses, que los sectores combativos y la izquierda no pongan la agenda obrera sobre la mesa con una marcha al centro político del país es un error político importante.

¿Ni marcha, Ni declaración?

La sorpresa de la reunión fue que el SUTNA, la Lista Negra, no solo ratificó su negativa a marchar sino que planteó que no tenía mandato para firmar la declaración, que se había ido elaborando en los días previos. Este planteo desnudó la verdadera discusión dentro del PSC, a la negativa de marchar se le sumó la negativa a delimitarse del nuevo gobierno. Tanto los compañeros de IS como del PO se negaron con distintos argumentos a realizar ahora una movilización, ambas posiciones ceden a las presiones que vienen desde las bases.

Mirá también:  Manuela Castañeira convoca a marchar el 24 de marzo

Es claro que hay expectativas entre los trabajadores sobre el gobierno de Fernández, pero éstas deben ser tomadas en cuenta, pero no al precio de dejar de presentarse como alternativa de dirección a la burocracia sindical.

Expresiones como nos van “a ver como marcianos”, “no llevamos a nadie”, o hay que “escuchar a las bases”, fueron los argumentos preferidos de IS. Si tenemos que sólo escuchar a las bases nos hacemos peronistas.  Efectivamente hay que escuchar a todos los compañeros y tomar en cuenta las expectativas para poder establecer un diálogo ni sectario, ni oportunista, pero que no deje de advertir que Fernández no es lo que parece y que si la crisis no recae sobre los empresarios va a caer inexorablemente sobre los trabajadores.

No es una novedad que los compañeros de trabajo algunas veces nos ven como “marcianos” porque la izquierda y los sectores combativos luchamos o deberíamos luchar contra el sentido común, contra el legalismo reinante, contra el posibilismo y también contra la mera tradición reivindicativa de los trabajadores.

La declaración, o mejor dicho el borrador que discutimos, arranca desde la situación latinoamericana y muestra cómo el nuevo gobierno dejó pasar el ajuste de Macri, se prepara a pagar la deuda externa y una serie de ataques a los trabajadores como la reforma laboral por gremio, las intenciones de “pisar” las paritarias, etc, y propone un programa que es correcto en general; por eso desde la Corriente Sindical 18 de Diciembre lo apoyamos entendiendo que es una delimitación correcta de los sectores combativos y la izquierda ante el nuevo gobierno. El hecho que la delimitación sea una declaración es un paso positivo pero totalmente insuficiente ante la entrega que hace la burocracia sindical de las reivindicaciones mínimas que necesitamos los trabajadores.

Sobre el carácter del PSC

En tanto el PO, que fue quien en un principio planteó la movilización, fue cambiando su posición con el argumento de que “a los sindicatos se le complicaba movilizar” y más precisamente aclararon que dentro de la conduccion del SUTNA, la Lista Negra, era muy difícil la discusión y que “sería un error forzarla”. Obviamente la situacion interna en el SUTNA es delicada ya que no asistió a la reunión su secretario general y el compañero que asistió en representación del SUTNA empezó  diciendo que no iban a firmar; luego se quedó que iban a repensar y hacer algunas modificaciones y que necesitaban más tiempo. Al día de escribir esta nota (48 hs después de la reunión) no hemos tenido ninguna novedad y el texto no se ha publicado aún.

Mirá también:  Gran repercusión en redes sociales entre trabajadores por la candidatura de Alcides Christiansen

Ante esta situación de no movilizarse tanto por convicción (IS, UF de Haedo) o por peligros de fractura (PO, SUTNA Lista Negra) planteamos que nos movilicemos las corrientes sindicales y la izquierda, dejando a salvo a las conducciones donde no había acuerdo.

Frente a esta nueva propuesta la respuesta tambien fue negativa por parte del PO. El argumento es que es más importante mantener el espacio del  PSC que la movilización y que el PSC “es un frente único de sindicatos, comisiones internas etc., y no de corrientes” y como no hay acuerdo entre los sindicatos es imposible avanzar.

Una vez más la realidad es terca, el PSC es un reagrupamineto de la vanguardia luchadora donde hay tres sindicatos: SUTNA, ADEMyS y AGD UBA,  la Seccional Haedo de la UF, las seccionales “multicolor” del SUTEBA, directivos de la CICOP y centenares de delegados estatales, docentes, e internas de fábrica mucho menos[1].

En todos los casos, los principales cargos son compañeros militantes de la izquierda. Todas estas ubicaciones son producto del trabajo político y la acumulación histórica de las corrientes de izquierda. No es producto de un proceso de radicalización sindical y político de  sectores que vienen del peronismo, del kirchnerismo, etc,  lo cual se expresaría necesariamente en muchísimas más representaciones sindicales.

La realidad es que el PSC es un frente único de unos pocos sindicatos, unas pocas representaciones sindicales, todas muy valiosas y las corrientes sindicales ligadas a los partidos de izquierda quienes son las que lo sustentan en los hechos.

El esconderse detrás del no acuerdo entre sindicatos para no movilizar es por otra vía ceder a las presiones que vienen de las expectativas en Fernández; en idioma político eso se llama oportunismo.

Desde la Corriente Sindical 18 de Diciembre-Nuevo MAS llamamos a reveer este curso, a medida que el nuevo gobierno avance con sus medidas de ajuste y choque con las expectativas de los trabajadores, las presiones serán mucho más fuertes, y será más necesario que nunca contar con el PSC como una herramienta de frente único para disputar en las luchas y en las calles la dirección a la burocracia sindical.

 

[1] En el país hay aproximadamente 1700 gremios con personería gremial y otro tanto simplemente inscriptos, para tener una idea de las proporciones.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre