Cambiemos propone una reserva militar para avanzar en la represión

Convocarán a 10 mil civiles que recibirán una paga y entrenamiento de entre 15 y 29 días tal cual lo hace un soldado, cada vez que se presenten a entrenar.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Por Luz Licht

De la mano del ministro de Defensa, Oscar Aguad, se anunció la  presentación de un proyecto de ley que implicará la creación de una reserva con cilviles para las Fuerzas Armadas; la cual, aduce el ministro, será llamada a intervenir en caso de un conflicto bélico o desastres naturales. Para ello se convocará a 10 mil civiles que recibirán una paga y entrenamiento de entre 15 y 29 días tal cual lo hace un soldado, cada vez que se presenten a entrenar.

Lo primero que hay que decir es que es absurda la posibilidad de un conflicto bélico en nuestro país. Hay pocas cosas menos probables que una eventual guerra en el 2019. Pero si combinamos este proyecto con el protocolo de Bullrich, el resultado es simple: 10 000 represores más para la protesta social.

La excusa del narcotráfico y el combate del terrorismo internacional son el justificativo para esta política, que va en la sintonía del vuelco de las Fuerzas Armadas a tareas de “seguridad interior”, decretando su potencial uso para la represión. Esto es terrible, más aún en épocas de un ajuste que, como vemos con las primeras noticas de este año, no se toma vacaciones. El futuro aumento de sueldos a militares mientras se ajusta los salarios de los trabajadores, entre otras reformas, estará presente en la agenda de Mauricio Macri para el 2019.

 

“Vamos a saldar la deuda con las Fuerzas Armadas” dijo Macri

Es así que la impronta negacionista respecto a los crímenes de lesa humanidad cometidos por la última dictadura militar, con la herramienta del aparato estatal, ha guiado cantidad de políticas del macrismo. Esto, frente al desprestigio que arrasó con la legitimidad de los militares tras la lucha de los organismos de Derechos Humanos y el pueblo trabajador en general. Estamos hablando de un gobierno que vino, entre otras cosas, a cuestionar los 30 000 desaparecidos e intentar reinstalar la teoría de los dos demonios.

Mirá también:  Se levantó la toma de Agroindustria | Unir su lucha a la de todos los trabajadores estatales

Los reveses al intento del 2×1 no hacen desistir a un gobierno que busca una salida represiva ante el creciente malestar social, producto de una crisis económica llamada a profundizarse en el próximo período. En la medida en que el plan de ajuste y déficit 0 perpetrados por Macri y el FMI se recrudezca, la clase obrera argentina saldrá a la lucha como ya lo ha venido haciendo. A eso le tiene miedo Cambiemos. Esto, aún a pesar de la vocación traidora de las direcciones sindicales, que buscan frenar con presentaciones judiciales los aumentos de tarifas, los despidos y ataques en general.

De esta manera, y sabiendo la impronta reaccionaria que lleva adelante el gobierno también en materia de cuestiones internas – como en el caso de la doctrina Chocobar y el nuevo protocolo fascistoide de Patricia Bullrich-, es innegable que esta medida sólo viene a profundizar la respuesta represiva de un gobierno fracasado, que además busca avanzar en el terreno ideológico de una sociedad con memoria.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre