Brasil – La crisis política entra en fase decisiva

Por Socialismo o Barbarie – Brasil, 09/23/2015

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Unificarla lucha contra el ajuste y construir una alternativa de los trabajadores

Vivimos en una profunda crisis en la que los elementos económicos y políticos se alimentan mutuamente y que no a pasar sin que el resultado – con el juicio político o no a Rousseff (PT) – cambie radicalmente el pacto político que gobierno estableció en 2002.

Esta crisis orgánica que se arrastra desde el inicio del año tendrá en los próximos meses el punto de inflexión en la apertura del proceso de juicio político y la inevitable confrontación entre las fuerzas gubernamentales y la oposición burguesa que viene acumulando fuerzas en los últimos meses a fin de acortar el mandato deRousseff.

Este proceso, con fuertes tendencias de inflexión política, seguida por la dinámica actual, puede hacer que la correlación de fuerzas sea más favorable a los trabajadores. Esto requiere que la izquierda socialista construya una alternativa política que no se limite únicamente a la lucha contra los ajustes, también es necesario romper con el sectarismo y construir un marco organizativo que permita la articulación de todos los sectores de cara al conjunto de los ataques contra clase obrera.

Dilma aplica la receta neoliberal para mantenerse en el gobierno

La brutal caída de los principales indicadores económicos(profunda recesión, crecimiento de la inflación, el rápido aumento del desempleo y la contracción salarial), la baja popularidad  el gobierno(8% de la población opina favorablemente del gobierno) y la acción de la oposición de derecha pone incontrovertiblemente la cuestión de la permanencia o no de Rousseffal mando del gobierno federal.

Como respuesta al chantaje de sectores cada vez más amplios de la clase dominante, el gobierno – que fue reelegido con una promesa de no quitar derechos y no hacer recortes – profundiza las políticas contra la clase trabajadora.

A principios de este año hizo un recorte de aproximadamente 80 millones de dólares y restringió el acceso a la pensión y el seguro de desempleo. Ahora, presionado aún más por el capital financiero, después de la rebaja en la calificación crediticia del país, el gobierno presenta un paquete adicional de recortes para asegurar excedentes para el pago de los intereses de los grandes inversores, eliminando más de 24 mil millones que debían estar destinados a financiación de la salud,planes de vivienda y salarios.

Aunque el gobierno de Dilma es la aplicación de la doctrina neoliberal, la clase dominante para asegurar su margen de beneficio y celoso de la profundización de la recesión, requiere medidas aún más drásticas contra los trabajadores. Es decir, o bien el aumento inmediato de la edad mínima para la jubilación, el ajuste de salarios generalizada para los empleados públicos y jubilados, la privatización de las empresas estatales y más recortes drásticos en los servicios públicos y las políticas sociales.

Mirá también:  Bolsonaro | Un decreto para despojar a las comunidades indígenas y enriquecer a los empresarios

Superar el sectarismo y luchar por una salida por izquierda

Esta situación coloca a los trabajadores y sus organizaciones políticas ante desafíos que no pueden ser resueltos sin la construcción y articulación de un frente amplio contra los ataques en curso y por una salida de los trabajadores.

En las últimas semanas los movimientos sociales combativos y la izquierda demostraron que pueden convertirse en una fuerza política capaz de hacer frente a los ataques del gobierno y lapatronal. Este fue el caso de la marcha convocada por Conlutas el 18 de septiembre que llegó a movilizar a alrededor de 15 mil personas. Sin embargo, a pesar de que el número de la movilización fue significativo, para hacer frente a la brutal ofensiva contra los trabajadores que está en curso es necesario poner en las calles manifestaciones mucho más numerosas en contra del ajuste.

Para hacerle frente al ajuste neoliberal de forma efectivatenemos que superar la dispersión de los sectores en lucha. Establecer una delimitación clara con el gobierno es necesario, pero el centro de la lucha inmediata, y lo que puede unificar a los sectores combativos es el enfrentamiento a  los ajustes y otros ataques.

Por desgracia esa no es la política de la dirección de una parte de la izquierda – en particular el PSTU – que elige como bandera principal en ese momento el “Basta ya de Dilma…” esta política sirve apenas para marcar una pseudoindependencia de clase porque coquetea con el juicio político – que puede o no llevar a la caída de Dilma –que es el discurso que sostiene la oposición de derecha.

Es crucial para marcar nuestra independencia de un gobierno que ataca sistemáticamente a los trabajadores la lucha a muerte contra los recortes y otros ataques. Pero debemos también mantener la distancia con los sectores pro-patronales y unificar la lucha contra ajustes, manteniendo una postura de la independencia plena.

Es evidente que en una situación en que los trabajadores no son protagonistas directos del cuestionamiento al gobierno, su caída bajo la presión de la patronal en el Congreso y un movimiento político abiertamente de derechas en las calles, fortalecerá los sectores más reaccionarios en el Congreso y en la realidad política. No entender esta dinámica es una ceguera política que tiene un barniz izquierdista, pero contribuye al juego político de la clase dominante.

Además de verter el agua en el molino de la oposición de derecha, esta política no sirve para construir puentes con las capas más amplias de trabajadores que están luchando o incluso puentes con sectores de la clase obrera que están a cargo de organizaciones que a pesar de no haber roto abiertamente con El gobierno, como MTST, por ejemplo, están dispuestos y son capaces combatir el ajuste la movilización de contingentes masivos.

Mirá también:  Brasil – Crisis política en medio de un año electoral

La política defendida por el PSTU es sectaria en cada línea. No servirá para presionar a los sindicatos pro-gobierno a movilizarse contra el ajuste y tampoco es capaz de demostrar a los trabajadores en la práctica de la experiencia directa en la lucha, que es necesario romper (no se trata de cálculos de popularidad simplemente) políticamente con el gobierno para luchar contra los ajustes y defender sus puestos de trabajo y los salarios.

Por otro lado, nos gustaría decir que el PSOL podría cumplir un papel protagónico en contra de los ajustes, hacer frente a la hegemonía artificial del PSTU y unificar la lucha en torno a una plataforma de clase. No basta con limitarse a anunciar de manera abstracta que está en contra del paquete del gobierno, al igual que la dirección nacional del PSOL en su última nota, es necesario apoyar todas las iniciativas de lucha y seguir el papel protagonista en la creación de un amplio foro de movilización nacional contra ajustes. Para esto se debe promover incansablemente un frente de lucha entre todos los sectores que están dispuestos a enfrentar el ajuste en todos los casos.

Hay que dar la batalla en contra de los ajustes de forma independiente del gobierno y de las patronales a fin de que este movimiento de la clase obrera y la juventud se constituyan en la fuerza principal a través de la generalización de las protestas, el fortalecimiento de las luchas en curso, la construcción de una huelga general y se constituya en una alternativa política global en la cara de la crisis política estructural.

Creemos que necesitamos construir un eje político que parta de la independenciadel gobierno y las patronales, la unidad contra los ajustes y la defensa del empleo y los salarios y proponga una salida global de la crisis terminal del pacto de Lula. La lucha de los trabajadores por necesidad de encontrar una solución política global debe entrar en consonancia con la necesidad de ir más allá de los límites de la democracia burguesa que se deteriora cada vez más con las últimas encuestas de este Congreso reaccionario.

Ante esta crisis en la que la burguesía quiere un control absoluto sobre el gobierno y el Congreso para imponer retrocesos históricos, defendamos la convocatoria de una Asamblea Constituyente Democrática y Soberana elegidade forma libre del poder económico para enfrentar los ataques a los trabajadores de los últimos años y resolver los grandes temas nacionales democráticos que siguen pendientes.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre