medio ambiente

Bolsonaro es un agente descarado de la destrucción del Amazonas

Los enormes incendios generados en la zona de la cuenca del Amazonas, que llevan dos semanas extendiéndose a través de Brasil, Bolivia, Paraguay y Perú, ya arrasaron por lo menos 500.000 hectáreas. Las quemas masivas de las zonas selváticas son provocadas de manera deliberada por los hacendados con el amparo explícito del gobierno de Bolsonaro.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Agustín S.


En los últimos días, la noticia de los incendios forestales que arrasan la selva del Amazonas recorrió el mundo, generando una preocupación e indignación generalizadas. El pasado lunes el problema se hizo ineludible cuando una nube de humo proveniente de la Amazonia hizo que anocheciera a las 3 de la tarde en San Pablo. La gravedad de estos hechos radica en que la cuenca del Amazonas alberga el bosque tropical más grande del planeta, teniendo un importante valor ecológico, no solo por su enorme biodiversidad, sino también por su potencial para resistir el cambio climático que viene dando alarmantes señales a nivel mundial en el último tiempo.

La deforestación del Amazonas viene escalando paulatinamente en las últimas décadas. En los últimos 30 años, el bosque pasó de absorber 2000 millones de toneladas de CO2 a solo 1000 millones de toneladas como fruto de la creciente deforestación con fines agropecuarios. Pero esta situación dió un salto en calidad con el gobierno de Bolsonaro. En estos 7 meses de gobierno, la cantidad de incendios ha aumentado un 83% (pasando de 39.000 focos de incendios a 71.000) con respecto al mismo periodo del 2018 (1), y llegando al doble de las cifras de 2013.

Esto no es casual, sino una consecuencia directa de la política anti-ambientalista de Bolsonaro. Con un discurso que mezcla el negacionismo del cambio climático (al estilo Trump) con el populismo nacionalista, el derechista brasileño ha defendido públicamente la deforestación de la cuenca del Amazonas con el argumento de que “el Amazonas es nuestro”, intentando hacerle creer a los trabajadores de Brasil que la destrucción  del  medio ambiente  y la extensión de los negocios agropecuarios puede mejorar sus condiciones de vida vía la creación de nuevos empleos. La finalidad de la extensión agropecuaria es llenar los bolsillos de los capitalistas agrarios, que no vacilan en quemar miles de hectáreas de bosque con tal de tener más territorio para plantar soja o criar ganado casi sin costos y con super ganancias. El campo brasilero, como el de todo el mundo, genera en términos relativos cada vez menos puestos de trabajo.

Mirá también:  ¡Justicia para Marielle Franco!

En segundo lugar, hay que tener en cuenta que la destrucción de la selva amazónica no es un problema estético o superficial: la pérdida de vegetación hace cada vez más grave el cambio climático que se vive en todo el planeta, en la medida en que cada vez quedan menos espacios verdes para absorber los gases de efecto invernadero que genera la industria capitalista. La temperatura del planeta sigue aumentando y sigue decayendo la capacidad del planeta de renovar el aire con oxígeno nuevo. Siendo la selva amazónica la concentración boscosa más grande del planeta, es claro que su destrucción puede tener consecuencias catastróficas para la población no sólo de Brasil y Sudamérica sino de todo el mundo. La deforestación rapaz de la Amazonia (cómo un escalón más del cambio  climático) amenaza con hacer inhabitable el planeta a largo plazo.

La política anti-ambiental de Bolsonaro no se trata solamente de un cambio de discurso sino de darle luz verde a los hacendados para devastar cuántas hectáreas crean necesario. En este sentido, la política de Bolsonaro es directamente criminal. Además de hacer peligrar la existencia de la selva amazónica, esta política de deforestación amenaza la vida de los varios millones de habitantes originarios que viven en la Amazonia, y que podrían ser expulsados por el avance de los negocios agropecuarios.

De este avance deforestador dan cuenta los investigadores del INPE (Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales) lo que han hecho pública a través de sus estadísticas y de declaraciones periodísticas. La respuesta de Bolsonaro a la publicación de estos estudios fue despedir al director del Instituto, alegando que los números habían sido manipulados para “dañar al gobierno y a Brasil”.

Mirá también:  Manuela Castañeira repudió el incendio de la Amazonia y denunció a Bolsonaro

Esta clara persecución política (que raya en lo ridículo) obligó a los investigadores a dar entrevistas anónimas (1). En las mismas, dejaron en claro que el origen de estos incendios es por acción humana ya que, si bien se dan en la época seca de Brasil, no hay fenómenos naturales que puedan haber desencadenado estos incendios. Por si quedase alguna duda de que los incendios fueron iniciados por los empresarios agropecuarios y ganaderos, en algunos  casos estos mismos hicieron públicas sus acciones. El pasado 10 de agosto, varios hacendados realizaron una quema en el estado de Pará y declararon a los medios sentirse “amparados por las palabras de Jair Bolsonaro” (2).

La única respuesta de Bolsonaro ante la catástrofe ecológica que amenaza al Amazonas fue acusar a grupos ecologistas de comenzar incendios para “hacerle daño a Brasil”, presentando como única prueba que esa era “su opinión” y que no había fuentes escritas ni documentadas que la respalden (3). Más allá de los aspectos locoides y hasta bizarros del discurso de Bolsonaro, la falta de cualquier tipo de acción estatal ante un desastre natural y social de este tipo deja en claro hasta donde llega el carácter reaccionario y ultra-neoliberal del gobierno bolsonarista. Se trata de un gobierno que está poniendo en juego el futuro ecológico de todo Brasil, Sudamérica y hasta todo el planeta con tal de garantizar mayores ganancias para sus capitalistas amigos, y que plantea la necesidad de hacerle frente saliendo a luchar contra el suyo y contra todos los gobiernos negacionistas (como el de Trump) que acercan cada vez más a los trabajadores, las clases populares y al conjunto de la humanidad a una catástrofe ecológica.

 

1)https://www.infobae.com/america/america-latina/2019/08/21/el-amazonas-en-llamas-incendios-forestales-superan-los-70-000-en-el-ano-en-brasil/

2)https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-48835516

3)https://elpais.com/elpais/2019/08/20/opinion/1566305913_743829.html?prod=REGCRART&o=cerrado

4)https://www.theguardian.com/world/2019/aug/21/jair-bolsonaro-accuses-ngos-setting-fire-amazon-rainforest

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre