Elecciones en América Latina

Bolivia: El MAS no logra ser hegemónico

El partido de gobierno solo consiguió tres gobernaciones de 9 y 240 alcaldías de las 336 en disputa.

Martín Camacho

Elecciones Bolivia

Una vez más Bolivia fue a las urnas. Ya el pasado 7 de marzo fue la primera contienda, en ella  se eligieron los gobernadores de los 9 departamentos y los 336 alcaldes de los diferentes municipios que se constituye el país. De los 9 gobernadores solo cinco fueron elegidos en primera vuelta y el domingo pasado se terminó el proceso electoral con la segunda.

El partido de gobierno, el Movimiento al Socialismo (MAS), solo consiguió tres gobernaciones y 240 alcaldías. Potosí, Oruro y Cochabamba serán administradas por el partido de Evo Morales. En la segunda vuelta no consiguió ganar ninguna de las contiendas, en parte por un proceso de desgaste. También por  la ruptura de algunas figuras ligadas al masismo, que terminaron volcándose a la oposición. Es el caso de la alcaldesa de El Alto, Eva Copa, y Damián Condori, gobernador de Chuquisaca.

Los números son parecidos a las gobernaciones que conseguiría el MAS en el 2005, cuando Evo asumió la presidencia. Esos fueron años de conflictos hasta la formulación de la nueva constitución. Este retroceso es una alerta frente a las políticas que el gobierno viene implementado con un discurso que no termina de caer bien en la mayoría. La mayoría rechazó contundentemente el golpismo pero también tiene una experiencia hecha con el masismo.

Elecciones Bolivia

El MAS perdió las gobernaciones de Chuquisaca, Pando y Beni con respecto de las elecciones del 2015. Tal vez la derrota más importante es la del departamento de Chuquisaca, a manos del ex miembro del MAS Damián Condori. Así fue también con Regis Richtes en Pando, quien también fue parte de las filas del MAS.

Mirá también:  Bolivia: Los golpistas tienen que pagar

Por otro lado, el departamento de Santa Cruz es conocido por ser reaccionario en su composición misma. Allí, Rubén Costas ganaba en 2005, 2010 y 2015. El cuasi fascista Fernando Camacho, uno de los protagonistas callejeros del golpe de estado de 2019, es ahora el gobernador electo. Se trata de un típico bastión de la oligarquía cruceña.

Un poco parecido pasa en Tarija, donde Mario Cossío es oposición.

En lo que respecta a La Paz, Santos Quispe derrotó al candidato del MAS. Pero como es la sede de gobierno queda atrapada en la política del gobierno nacional sin poder hacer oposición realmente.

Las voces que explican la evolución del MAS van para todos lados. Por ejemplo, el analista Gregorio Lanza sostiene: “El MAS llegó a su techo. Pensar que está volviendo al 2006 y van a poder retomar es muy difícil porque han aparecido y empiezan a construirse nuevas alternativas en el propio campo popular, en el propio electorado del MAS, que no van a retornar al viejo cauce, sino que buscan la diversificación y nuevos liderazgos”.

Otros dicen que la culpa la tiene Evo Morales al entrometerse en la campaña electoral. El desgaste de la figura política de Evo todavía se hace sentir en sectores que antes fueron afines al llamado “proceso de cambio”.

Por otro lado, el dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB) Juan Carlos Huarachi dijo en declaración a la prensa: Eso amerita una evaluación, no solamente plantearnos temas radicales, sino que más al contrario ver cómo se reconduce el propio instrumento a partir de la fecha, o sea esto es un jalón de orejas a nivel nacional, pero esto se tiene que implementar ahora en la reconducción”.

Se trata de un obvio llamado de alerta que expresa un sentimiento real: las masas no le dan un cheque en blanco a ningún gobierno. Es expresión de una población que se movilizó políticamente en las calles, de su rebelión.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Este artículo es parte de un trabajo mayor publicado en Izquierda Web el 17 de mayo de 2020. La política revolucionaria como arte estratégico   Veamos para finalizar con lo que damos en llamar el “paralelogramo de fuerzas de la política revolucionaria”. Lo concebimos como la capacidad de estar en el momento justo donde hay que estar. Se puede aprovechar hasta con organizaciones pequeñas. El paralelogramo de fuerzas es algo que inicialmente se constituye de manera objetiva, un conjunto de determinaciones que condensan objetivam...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre