Nueva reglamentación

Ataque al Cine Independiente en el Festival de Cine de Mar del Plata

La nueva reglamentación para participar del Festival de Cine de Mar del Plata impone mayores restricciones al cine independiente mientras mantiene sus puertas abiertas a las grandes empresas cinematográficas.

Mari Montero

En el día de ayer, se abrió la convocatoria para el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, uno de los espacios más importantes para la exhibición del cine argentino y también de todo el mundo. Este año decidieron cambiar las reglas del juego para la participación de producciones independientes, en el reglamento de la Competencia Argentina solo podrán participar “películas declaradas de interés por el INCAA en los términos de la normativa nacional vigente.”

Es decir, sólo se limitarán participar en la categoría producciones que fueron financiadas y aprobadas por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales. Es decir: se ponen mayores filtros a la participación de producciones independientes mientras las corporaciones audiovisuales siguen llenando sus bolsillos y pueden libremente promocionar sus películas comerciales en el festival. Se trata de un duro golpe bajo al cine independiente argentino, a películas que fueron hechas mediante bajo presupuesto y carecen de su visibilidad en festivales o salas de cine de vanguardia. También implica negar representación a cineastas independientes, apagar las voces de quienes están para mostrarnos algo distinto, haciendo que cuestionemos nuestra mirada hacia el mundo y cómo debemos enfrentarnos a ello. Es una medida discriminatoria para un cine diferente.

El presidente del Festival, Fernando Juan Lima, salió a desmentir la existencia de la medida diciendo que fue un error de redacción y que todas las películas producidas y co-producidas en el país podrán participar de la competencia. Que haya salido a calmar las aguas diciendo que fue una confusión no puede negar el hecho de que se imponen mayores restricciones para participar a cientos de películas producidas en bajos recursos y que, mayormente, son los directores y técnicos que le ponen sangre y sudor para tener una película lograda.

Mirá también:  Agnès Varda, 63 años de cine feminista y social

El cine no es un mero producto para el goce de las empresas cinematográficas que se empeñan en embolsar sus ganancias. Es una herramienta que, con el poder cinematográfico independiente, puede ayudar a transformar la realidad y lo que vemos de ella.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Lectura recomendada

Deutscherismo y estalinismo

“Para que el concepto de la personalidad adquiera un sentido real y el desdeñoso concepto de las ‘masas’ deje de ser una antítesis que se alza ante la idea filosófica privilegiada de la ‘personalidad’, es necesario que las propias masas conquisten por sí mismas una etapa históricamente más elevada por medio de la palanca de la revolución o, mejor dicho, de una serie de revoluciones” (León Trotsky, Mi vida). El 80° aniversario del asesinato de León Trotsky es una oportunidad para volver sobre su vida y su obra, así como sobre el balance de la c...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre