Astillero Río Santiago | Ponerse a la cabeza de derrotar el presupuesto de la Provincia de Buenos Aires

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


El lunes 5 de noviembre fue enviado a la Legislatura el proyecto de presupuesto 2019 de la Provincia de Buenos Aires. Luego de que se aprobara en Diputados el Presupuesto Nacional pactado entre el gobierno y el FMI, la gobernadora Vidal se apresuró para presentar los números del ajuste que va a sufrir la Provincia de Buenos Aires el año que viene. El presupuesto prevé un aumento del gasto público de 299 mil millones de pesos con un déficit del 40% no por un aumento en la inversión, sino por la quita del fondo sojero y la transferencia de subsidios de los servicios públicos del ámbito nacional al provincial. En ese contexto, el financiamiento de esos números va a venir de la mano de más deuda y achique de partidas presupuestarias del Estado como salud, educación, obra pública y, sin duda, el recorte a la producción. El caso más concreto de esto va a ser el ajuste que va a sufrir el Astillero Río Santiago.

El conflicto del ARS viene siendo uno de los más importantes del año y sin duda de los últimos tiempos. Los trabajadores vienen llevando adelante una lucha ejemplar contra el intento de vaciamiento y cierre de la fábrica que tiene una importancia nodal desde el punto de vista económico y productivo en la región y el país.

Hace pocos días atrás se dio a conocer en varios medios de la región y nacionales un documento en el cual la gerencia del Astillero puesta por Vidal rechazó a lo largo del año 27 pedidos de presupuesto y obras navales, metalmecánica y energías renovables, que de realizarse este año podrían haber generado un ingreso aproximado de 12 mil millones de pesos. Actualmente la fábrica recibe, de acuerdo al presupuesto 2018, 3.500 millones de pesos. Es decir que estos pedidos de empresas nacionales y extranjeras representan casi cuatro veces el presupuesto del Astillero. Los datos son elocuentes en la intención política del gobierno de vaciar y posteriormente cerrar la empresa. De dinamitarla, tal como lo venían manifestando.

Mirá también:  Video | Hablan los trabajadores de Agroindustria

Sin embargo, la peor noticia es que, de aprobarse el presupuesto bonaerense para el año que viene, el recorte planteado va a ser del orden de 400 millones de pesos. En concreto este número significa que no va a haber plata ni para los insumos básicos. Es una quita de ingresos que mina toda posibilidad de conseguir la reactivación de la fábrica, y completar proyectos como los buques Eva Perón y Juana Azurduy, y las embarcaciones militares como el ARA King, entre otras. Pero al mismo tiempo, deja planteada la continuidad a los ataques al salario y las condiciones laborales que ya vienen sufriendo los trabajadores desde hace meses. Los descuentos vienen siendo sistemáticos y muy grandes en un contexto de inflación creciente. Son el factor disciplinador con que el gobierno busca desactivar la lucha que viene siendo histórica.

Los trabajadores tiene que volver a marcar el camino

Los trabajadores del Astillero vienen siendo una muestra de cómo enfrentar este ajuste. El pasado 24 de octubre una importante delegación se hizo presente en la Plaza Congreso cuando el conjunto de la burocracia sindical le quitó el cuerpo a la movilización yendo a rezar a Luján cuatro días antes. Fue una agachada en favor de la gobernabilidad para que el presupuesto pudiera pasar. Aun así, el Astillero estuvo en primera línea enfrentando el presupuesto, incluso una vez más desbordando a la conducción del gremio, que en sintonía con el resto de la burocracia, incluso la que posa de “combativa” como los nucleados en la multisectorial 21F, no le puso el cuerpo, ausentándose de la Plaza. La jornada terminó con la represión y detención de varios compañeros, los cuales todavía tienen la causa abierta. Pero el ensañamiento con el conflicto se manifiesta en todos los terrenos. También en el jurídico: el gobierno denunció al gremio ATE Ensenada por las medidas de lucha tomadas por los trabajadores, entre otras cosas. Es un tiro por elevación contra la toma del Ministerio de Economía y así evitar futuras acciones.

Mirá también:  Todo el apoyo al acampe de los mineros de Río Turbio | 1° de octubre, Plaza de los Dos Congresos

La defensa del gremio contra los ataques de Vidal no tiene que pasar por el apoyo político a su conducción, que hoy viene siendo la principal traba en el conflicto, sino por desarrollar la lucha y evitar que este presupuesto se apruebe y se aplique.

En estas condiciones muy duras está claro por qué el gobierno busca reventar estas expresiones de lucha radicalizadas. En esas acciones y en esa experiencia está el germen que puede ponerle freno a este ajuste y enfrentar el presupuesto en cada lugar de trabajo. Por eso se hace fundamental contagiar este ejemplo con el resto de los trabajadores de la región y el país.

Pongamos en pie un plenario regional para derrotar el presupuesto

El miércoles 14 está estipulado que se aprobaría en la Legislatura de la ciudad de La Plata el presupuesto bonaerense. Esa parada es de vida o muerte para los trabajadores del Astillero, como lo atestiguan los números mencionados  del proyecto.

Es por eso que es necesario poner en pie una coordinación efectiva entre los trabajadores del ARS y el resto de los trabajadores de la región. Desde el Nuevo MAS proponemos la conformación de un plenario regional de trabajadores en el cual se hagan presentes, en primer lugar, las bases de los distintos lugares de trabajo. Los trabajadores de la región con el Astillero a la cabeza tienen que copar el centro de La Plata y la Legislatura para tirar abajo el proyecto. Es por eso que semejante tarea no puede quedar en las manos de la burocracia con plenarios cerrados y vaciados, como vienen siendo hasta ahora. Es necesario poner a las bases a la cabeza. Hay grandes reservas de lucha entre los trabajadores y el Astillero es una muestra.

Agustín Macchi

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre