“Hay una cita anterior a la Revolución de febrero (de hecho, venía de la época inmediatamente posterior de la fracasada Revolución de 1905) sobre la conciencia dividida del obrero insurgente, del conflicto entre su compromiso total de luchar por el cambio y su falta de confianza en poder vencer a la clase dominante enemiga. El militante Shapovalov dice que es ‘como si hubieran dos hombres viviendo dentro de mí’, uno dispuesto para luchar y encarar la cárcel y el exilio, y otro que no se había liberado del sentido de la dependencia y el temor’. Él odiaba al segundo, por supuesto. Estos militantes despreciaban su miedo, pero no podían negarlo. Por tanto, vivían en un desgarro interior permanente para superar su papel como objeto de la historia en que los había convertido el sistema y convertirse en protagonistas de la misma (…). Hay un poster conmovedor [después de Octubre] que consiste en dos imágenes. En la parte superior está la imagen de un obrero trabajando (…) en las ruedas del tren. Se lee ‘En el pasado, era engrasador. Lubricaba la rueda’. En la parte inferior, interviene ante el público diciendo ‘En este momento, me integro al soviet y tomo decisiones’. El movimiento de la primera imagen a la segunda representa un cambio profundo e histórico”

Entrevista a China Miéville, Viento Sur

Introducción

  1. 1917, se inicia la revolución
  2. El giro a la guerra civil
  3. El derrumbe de la democracia socialista
  4. El surgimiento de la burocracia: partido, Estado, política y administración
  5. Dictadura, democracia y partidos: una reflexión final
  6. Bibliografía y notas al pie
Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Guerra, política y partido a la luz de la rebelión en EEUU

“La historia no funciona de manera tal que en primer lugar se imponen los cimientos, luego crecen las fuerzas productivas, las relaciones de fuerzas necesarias entre las clases se desarrollan, el proletariado se vuelve revolucionario, y luego todo esto se guarda en la hielera y se preserva mientras procede la preparación de un Partido Comunista, de manera que pueda alistarse mientras las ‘condiciones’ esperan y esperan; y luego, cuando esté listo, pueda arremangarse y comenzar a luchar. No, así no funciona la historia. Para la revolución se req...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre