Conflicto obrero en la carne

Arrebeef: Rebelión obrera contra el hambre y los traidores

El frigorífico ArreBeef queda en un pueblo de no más de 9000 habitantes, Pérez Millán, entre Ramallo y Arrecifes,  en una zona agrícola ganadero de la provincia Buenos Aires a 250 km de la capital y a 120 km de Rosario. Ahí se está gestando la lucha obrera más importante en estos momentos. El pueblo vive alrededor del frigorífico, el pueblo es el frigorífico con sus mas de 1000 trabajadores directos, todo pasa por ahí.



El lunes 1 de marzo una delegación de la 18 de Diciembre encabezada por Walter Espinoza, delegado de Ecocarnes, se hizo presente en el frigorífico para llevar la solidaridad e intercambiar experiencias.

La Federación de la carne de Beto Fantini es casi un no sindicato. Si lo típico y característico de un gremio es pelear o hacer que pelea por un mayor reparto de la torta para el obrero, la Federación es casi lo contrario, y el caso de ArreBeef es directamente lo contrario,pelea para que los obreros ganen menos: sistemáticamente firmó por debajo del número de referencia del ya bajísimo que firmaba Fantini.

Nuestros lectores recordaran los violentos enfrentamientos que se produjeron en Ecocarnes cuando la patota de la Federación, mandada por la patronal, quisieron entrar al frigorífico a sacar a los delegados e imponer condiciones a la baja; el saldo fue que la patota huyó, se le quemaron los micros pero varios obreros de Ecocarnes terminaron heridos de bala. La Federación es uno de los gremios que tiene la cuota sindical mas cara del país: el 5% y sin lugar a dudas uno de los mas patronales.

El frigorífico ArreBeef queda en un pueblo de no más de 9000 habitantes, Pérez Millán, entre Ramallo y Arrecifes,  en una zona agrícola ganadero de la provincia Buenos Aires a 250 km de la capital y a 120 km de Rosario. Ahí se está gestando la lucha obrera más importante en estos momentos. El pueblo vive alrededor del frigorífico, el pueblo es el frigorífico con sus mas de 1000 trabajadores directos, todo pasa por ahí.

El dueño, Hugo Borrel, es el dueño del pueblo o así se siente él y se comporta en consecuencia. Se siente tanto patrón de todos como dueño del sindicato, de esto no hay duda. Tampoco hay duda que es el dueño de la desdicha de los trabajadores.

Apenas comenzó el conflicto la patronal amenazó con cerrar el frigorífico, amenazó con irse, salió a decir que es una decisión familiar, porque “no se puede trabajar en estas condiciones…”

Esas condiciones son las que llevaron a esta verdadera rebelión obrera contra el hambre, la explotación, el maltrato, la prepotencia, los salarios de miseria y los dirigentes vendidos.

“Estas condiciones” son obreros que se levantan por sus derechos, hartos de ganar quincenas de $18.000 a $20.000 con jornadas extenuantes, cuando en otros frigoríficos por el mismo trabajo se saca más del doble. Trabajar en un trabajo durísimo para no llegar a estar por arriba de la línea de pobreza ($56000).

Mientras este “buen señor” exporta cuota Hilton, vende a China y se llena los bolsillos de millones de millones de dólares, extorsiona al pueblo y extorsiona a sus trabajadores, diciendo que va a cerrar. Es pura mentira, es pura extorsión, es pura basura… nadie mata a la gallina de los huevos de oro.

Mirá también:  El sindicalismo combativo cortó 197 y Panamericana

La situación no es nueva, viene de larga data, año tras años de pérdidas de derechos y conquistas. De ser uno de los frigoríficos que mejor pagaba hace décadas es el frigorífico que peor paga por jornadas de 10 a 12 horas, para matar 1200 a 1500 animales y todo por pocas monedas. Como muestra vale un botón: las últimas paritarias en el frigorífico cerraron 10% por abajo que la paritaria de referencia, la de la Federación de la Carne. Hace un mes se echó a Pérez, el jefe de la delegación de la Federación, pero al otro día apareció nuevamente de la mano de Borrel paseándose por el frigorífico.

La mesa de diálogo

El jueves 25 de febreros hartos de mentiras y engaños los trabajadores ocupan la planta pacíficamente, se quedan adentro reclamando un aumento de salario y poder elegir a sus representantes, un derecho democrático elemental. Rápidamente la patronal amenazó con cerrar y apeló a sus empleados o como así lo siente él: los jueces, los fiscales que rápidamente dictaron una orden de desalojo. Los trabajadores ante las amenazas judiciales y en señal de buena voluntad salieron de la planta y bloquearon los portones, para que se abra una negociación. Pero con eso no alcanzó y el fiscal exigió que se dejara sacar a los 2000 animales que estaban en los corrales, y nuevamente los trabajadores accedieron. Nuevamente no alcanzó, tenían que dejar sacar decenas de toneladas de cuota Hilton que había que embarcar y nuevamente los trabajadores accedieron y la mesa de diálogo de todas formas no apareció…

El lunes fue el intendente de Ramallo y prometió la famosa reunión, pero la mesa no apareció…

Una verdadera pueblada

La paciencia obrera tiene límites y este miércoles dijeron basta de tanto engaño y mentira, y los compañeros pasaron a la acción y decidieron que en el frigorífico no volara una mosca: bloquearon todas las entradas y no permitieron el acceso ni de los jefes, ni de los gerentes, nadie entró al frigorífico. De ahí una delegación se fue a recuperar su sindicato, la delegación de la Federación de la carne.  Obvio que el traidor Luis Pérez no estaba, como buena rata huyó por el tirante. Después de una discusión con el dueño de la propiedad, los compañeros ingresaron al sindicato y tomaron posesión, con sorpresa descubrieron que las cosas destinadas para ellos que la Federación mandaba (por ejemplo las cajas navideñas y los artículos escolares) estaban amontonados sucios y tirados en un rincón del sindicato.

La temperatura siguió subiendo, la ambiental y la de la lucha.  La tarde ardía… y el pueblo dijo basta: más de 2000 personas rodearon el frigorífico para que los obreros ganen. Estaban todos, en primer lugar los trabajadores y sus familias, pero también los quiosqueros, los almaceneros, los amigos, los primos, todos fueron a dar su de apoyo.

Mirá también:  Ferroviarios: “Esta paritaria refleja una vez más cómo trenes argentinos descuida a todos los compañeros”

Como sigue

Los trabajadores y el pueblo de Pérez Millán dijeron basta de tanto manoseo, maniobras, miseria, de tanta explotación y traición. Pasó una semana y el Ministerio de Trabajo de la Pcia. de Buenos Aires debería haber intervenido de oficio, pero no. Siempre hay un argumento legal para ayudar a la patronal y tratar de desgastar la lucha obrera, Hugo Borrel también debe «mandar» en la delegación del Ministerio de trabajo…

El pueblo de Pérez Millán está con los trabajadores, así como millones de trabajadores también están o estarían con ustedes, porque también están cobrando miseria y son extorsionados por las patronales.

Esa es la gran herramienta para la lucha: apelar a la solidaridad del conjunto de los trabajadores y exigir que todos los sindicatos y la CGT se pronuncien a favor de sus reclamos. Para esta tarea es necesario que el conflicto se conozca, llegue a Buenos Aires y a todo el país: se podría llamar a una reunión de todas las organizaciones que quieren su triunfo para coordinar esfuerzos y que su conflicto sea conocido y gane.

Por ultimo queremos dejar una reflexión, en todo conflicto hay instancias de negociación y mesas de diálogos, el tema es como se llega esa negociación: si los trabajadores llegan cansados y  debilitados o si el patrón “pide la escupidera”.

Hoy los trabajadores están fuertes y unidos y ya dieron sobradas muestras de buena voluntad para el diálogo. Basta de gestos de los obreros. Ahora hay que mantener el bloqueo total y absoluto como hoy hasta que la patronal haga una propuesta razonable.

Si ganan ustedes ganamos todos. Fuerza compañeros.

 


 

HABLA UN TRABAJADOR de ARREBEEF

“La verdad que el apoyo del pueblo es increíble” 

«Hola, ¿como andan? Les resumo más o menos lo que pasó hoy. A la mañana temprano, no entró nadie a la planta, no ingresó nadie, ningún tipo de gente, gerente, supervisor, nadie ingresó a la planta. Se fueron los camiones vacíos, no se cargó nada.

Mas o menos a las 10 se tomó el sindicato, nosotros tomamos el sindicato. Y a eso de las 7 de la tarde se hizo una manifestación, una marcha, que el pueblo nos vino a apoyar a nosotros. La verdad que el apoyo del pueblo es increíble, del pueblo y de la gente de alrededor. De los demás sindicatos que nos vinieron a apoyar, con mercadería con lo que sea. Yo creo que todos juntos vamos a llegar al objetivo, que es lo que estamos buscando. Así que espero que sea pronto. Muchas gracias por el apoyo a ustedes también. Un abrazo grande, nos vemos».

 

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

Versión del Marxist Internet Archive. 18 de febrero de 1940, Fourth International, mayo de 1940, bajo el nombre de J. Gerland. Una ola que se aleja deja las piedras más pesadas primero, después los guijarros y lleva la arena un poco más lejos. Para los desertores del marxismo, la piedra más pesada es el mismo corazón de la doctrina (su método), la dialéctica. Es lo primero que abandonan. Es larga la lista de los revolucionarios fatigados que desde ahora hace casi tres cuartos de siglo llevan denunciando a la detestada dialéctica mientras que...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre