Claudio Testa
Histórico dirigente de la izquierda en Argentina. Pensador y dirigente de la Corriente Socialismo o Barbarie. Autor del libro "Palestina: 60 años de limpieza étnica".


 

La rebelión popular sigue su curso en Argelia. Un primer gran triunfo fue deshacer la escandalosa farsa de una nueva “reelección” de Bouteflika, el “presidente perpetuo”… que además ya no está en condiciones físicas ni de decir una palabra.[1]

El reemplazo de esta momia fue un inevitable paso atrás del régimen. Pero, lógicamente, esto no implica que la camarilla militar que gobernaba en su nombre, esté definitivamente derrotada, ni menos que haya decidido “jubilarse” y dejar paso a las decisionesdemocráticas del pueblo argelino. El mandamás de las fuerzas armadas, el gral. Gaid Salah, se ha sacada la careta. Ahora ya no gobierna escondido tras la momia de Bouteflika, sino que lo hace abiertamente.

Pero este “sinceramiento” no ha calmado las aguas. Más bien parece haber calentado más la caldera de la furia popular. Es que demuestra, por si había alguna duda, que el mero retiro de la momia presidencial de por sí no va a cambiar gran cosa la situación..

Los operadores militares y políticos de la máquina de fraudes electorales–que funciona prácticamente desde la independencia– no piensan jubilarse… Y mucho menos en estos momentos en que Argelia –país monoexportador de petróleocomo Venezuela– sufre una crisis en el fondo similar por el derrumbe de los precios… aunquesu crisis no sea tan catastrófica aún como la del gobierno de Maduro.

Por esos serios motivos, la camarilla gobernante haratificado la fraudulenta convocatoria a elecciones presidenciales para el próximo 4 de julio. Esto ha provocado una ola de indignación popular que se está expresado masivamentepor abajo, pero también, increíblemente,por arriba.

 

Masivas protestas en Argel y el restodel país bajo la consigna: “¡Que se vayan todos!”

Esa rabia que cruza los más amplios sectores populares se concretó el pasado viernes 12 de abril en actos y movilizaciones de una magnitud inédita. La principal de ellas se dio en Argel. Los cálculos de diversas fuentes, estiman un millón de manifestantes en las calles de la capital.

Esta masividad se dio a pesar de las medidas intimidatorias y represivas que tomó el gobierno, como por ejemplolos controles agresivos y provocadores y hasta bloqueos de carreteras para impedir o demorar la llegada a la capital de manifestantes de las afueras.

Los sectores movilizados, como veremos, fueron muy diversos, pero seunificaban bajo una consigna: “¡Que se vayan todos!”.

Esta consigna, se concretaba, además, en cada uno de los personajes más odiados civiles y militares del gobierno y el régimen. Quien ganó el “concurso” de repudio en ese sentido, fue el general Ahmed Gaid Salah. Este fue el titiritero principal de la momia de Bouteflika. Ahora, Gaid Salah, elegido por nadie, ha asumido abiertamente el poder presidencial.

Mirá también:  Brasil | Sara Vieira de SoB PSOL en la enorme marcha #Elenao

En sintonía con esta unidad política alrededor del “¡Que se vayan todos!”, en las columnas desfilaron una variedad de sectores, con banderas argelinas, amazigh (bereberes) e incluso palestinas.Asimismo, muchos llevaban retratos de héroes de la guerra de liberación contra el imperialismo francés y del Che Guevara. Otro personaje,muy presente en los carteles y el recuerdo de los manifestantes, fue el de Lounés Matoub, famoso poeta y cantante amazigh (bereber) asesinado por el régimen.

El diario El Watan, describía así, a las a las 17hs., la movilización del pasado viernes 12:

“Las calles y los lugares de concentración vibran juntos al ritmo de la consigna «El pueblo quiere que se vayan todos» y de la canción «La casa de El Mouradia» [canción popular que se burla de los diferentes mandatos de Bouteflika]. Las gigantescas manifestaciones que han tenido lugar hoy en todas las ciudades del país, son un fuerte mensaje a quienes detentan el poderpara intimarlos a responder favorablemente a las reivindicaciones de millones de argelinos que exigen un cambio radical de sistema.”

 

Por arriba las cosas no van mejor para Gaid Salah

Si ese es el estado de ánimo por abajo, por arriba la cosa tampoco va del todo bien para los jefes militares que manejaban los hilos del títere Bouteflika… y que pretenden la continuidad en las “elecciones” del 4 de julio.

Quieren “legalizar” esto mediante un fraude electoral ya cocinado para esa fecha. Pero en las cúpulas de la sociedad ya no hay unanimidad o, por lo menos “tolerancia” o “dejar hacer”…

Un reflejo de esto, que al mismo tiempo es un golpe al hígado de los generales encabezados por Salah, es la sublevación de jueces y abogados contra esas elecciones fraudulentas del 4 de julio.

¡Este es otro hecho insólito, que mide la amplitud de la crisis política!

Efectivamente, el 13 de abril hubo una gran manifestación y luego una asamblea de jueces y abogados, que se concentraron frente a la sede del Ministerio de Justicia en El Biar, sobre los Altos de Argel.Allí votaron, entre otras cosas, una declaración que dice lo siguiente:

“Convencidos de que el juez es hijo del pueblo y su servidor, que juzga en su nombre y por él y que, por eso, debe responder a las reivindicaciones populares, nosotros, miembros del Club de Magistrados Argelinos, hemos decidido irremediablemente boicotear la supervisión de la elección presidencial del 4 de julio de 2019.”

Esto lo anunció el juez de instrucción Merzougui Saäd-Eddine, portavoz del Club de Magistrados, luego de una reunión organizada conjuntamente con la Unión Nacional de la Orden de los Abogados. Acompañaron esta acción de las dos Ligas por la defensa de los derechos del hombre.

Mirá también:  Brasil | Mujeres contra Bolsonaro es el fenómeno más progresivo de esa coyuntura

Los abogados y jueces presentes acompañaron esta movilizacióncantando consignas como: “¡Liberemos la justicia!”, “¡Justicia libre e íntegra!” y “¡Argelia libre y democrática!”.[2]

Por supuesto, la movilización y el llamado al boicot electoral abarcan a sectores de la magistratura y los abogados y no a su totalidad. Pero no por eso, esta ruptura deja de ser, como mínimo, un síntoma de grave crisis y de duro rechazo a la cúpula tradicional del poder en Argelia.

Este tipo de movilizaciones democráticas de jueces y abogados, acompañadas de llamamientos –de hecho– insurreccionales, no suelen ser muy frecuentes en otros países. Es que si generalmente hay algo conservador en las estructuras de todos los Estados burgueses, es la sacrosanta “Justicia”. Ella finge “imparcialidad” poniéndose una venda en los ojos. Pero, por el costado, relojea muy bien a quién castiga y a quién beneficia.

En el caso de Argelia, ese desafío no es liviano. Se trata del enfrentamiento con una casta militar que, en verdad,no tuvo el menor protagonismo en la gesta de la independencia… pero quelucra conella desde hace más de medio siglo. Se aprovecha de un poder ilegítimamente heredado, para llenarse los bolsillos junto con un sector de la burguesía… que también hoy enfrenta dividida la crisis.

En situaciones “normales” o más bien de prosperidad general, como en los años dorados de bonanza petrolera, la burguesía argelina no se hizo dramas por tener que ceder casi todo el poder a un sector militar que le garantizaba la “paz de los cementerios”… ¡Y esto último, en sentido literal!

Pero ahora, en “época de vacas flacas” para los mono-exportadores de petróleo (como Venezuela y Argelia), algunos patrones deben sacar cuentas… y a pensar si la “democracia” no sería mejor (y más barata) que estas costosas dictaduras militares.

 

En síntesis…

Todos estos factores, no sólo generalizan el descontentosino que producen grietas asombrosas en pilares de la sociedad y el Estado que antes parecían imposibles.Es una coyuntura complejay de crisis, que además parece abarcar no sólo a Argelia sino a también a otros países norafricanos.

En ese cuadro, hay que hacer subrayar el gran protagonismo de la juventud, pero también la presencia de la clase trabajadora, que desarrolla rupturas con los burócratas sindicales de la central oficialista, anexa a los militares.

La clave para aprovechar esta oportunidad, es luchar por una alternativa independiente y de clase, comenzado por los sectores juveniles que se han destacado extraordinariamente en todas las recientes movilizaciones.

 

Notas:

1.- Ver “Bouteflika, el «presidente perpetuo», no pudo iniciar su quinto mandato”,Socialismo o BarbarieNº 508,  04/04/2019.

2.- Artículo de Le Soir d’Algerie, 14/04/2019, reproducido por A l’encontre.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre