La catarata de malas noticias para los trabajadores ha sido la tónica de las últimas semanas. Tarifazos, corrida del dólar, más inflación de los precios del supermercado y como frutilla del postre el gobierno de Macri anuncia que volverá a pedirle plata al FMI!!! Todos los trabajadores ya sabemos lo que esto implica: que cada centavo que el gobierno le pida debe ser pagado con “sangre, sudor y lágrimas”, es decir, con baja de salarios, achique en educación y salud, más suba de tarifas, despidos masivos en el Estado, y un largo etcétera de ataques en las condiciones de vida de la población.

El gobierno recurre al FMI como un manotazo de ahogado y pretende que la crisis económica la paguemos los trabajadores. Es lo clásico de un gobierno de empresarios que sólo gobierna para ricos, los banqueros y los especuladores financieros. Pero los trabajadores no elegimos esto. Nadie eligió que el país se endeude de forma sistemática, ni que aumenten las tarifas todos los meses ni que nos impongan una paritaria miserable del 10% cuando la inflación ya está arriba del 25%. Estamos en presencia de un gobierno que actúa deliberadamente contra el pueblo y esto es cada vez más percibido por amplios sectores de la sociedad, inclusive de docentes que abiertamente manifiestan que Macri “los defraudó” y que ellos no pensaban que esto iba a ser así.

En la Provincia de Buenos Aires las cosas no son mejores. Vidal es la representante fiel de la política de Macri. Trata de mostrarse distinta pero no se mueve un centímetro del ajuste nacional. En la paritaria docente quiere ajustarnos igual que Macri en la Nación. En la última reunión ofreció el 10%. ¡Muy por debajo de lo que está aumentando todo! Es que pretende fijar un techo a los aumentos salariales como parte de una política en acuerdo con el empresariado que busca bajar los “costos” de producción para aumentar sus ganancias. Frente a este intento hay que profundizar las medidas de fuerza ¡No podemos seguir más así!

Mirá también:  ¿Cuál es el problema de la izquierda, Novaro? – Polémica con un artículo de Clarín

Para pasar este ajuste salarial, Vidal tiene sus colaboradores: la dirigencia sindical burocrática. Se trata de los gremios que componen el FUD (Frente de Unidad Gremial), el SUTEBA, la FED y UDocBA. Ellos vienen manteniendo una tregua, una paz social con el gobierno apenas disimulada con un paro y movilización por mes que no alcanza ni para para hacerle cosquillas al gobierno. Estos dirigentes actúan en sintonía con la CGT que está borrada de la escena y frente a los ataques a los trabajadores no llaman al Paro General como corresponde.

Por todo esto, desde los SUTEBAs Multicolor resolvimos darle continuidad a las medidas de fuerza y votamos realizar un Paro el día 10 de Mayo junto a los estatales de ATE, los médicos de CICOP, los judiciales de la AJB y los docentes universitarios de las CONADUs. Y ese martes 8/5 fuimos a las reuniones de delegados convocadas por SUTEBA para plantear la necesidad de que nuestro sindicato se sume al Paro del 10/5 que viene cobrando fuerza en las escuelas. Pero nos encontramos con la negativa de la conducción de Baradel poniendo mil excusas. Quedó más claro aún: no quieren enfrentar el ajuste de Macri y sólo se limitan a llamar a “votar bien” en el 2019. ¡Pero el ajuste es ahora! Y Ahora es cuando es necesario salir a la calle. Por eso este jueves 10 de Mayo paremos con todo y movilicemos junto a todos los sectores en lucha a la Casa de la Provincia en Capital y luego a Congreso.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre