Polémica periodística

Analistas «progres» militando el ajuste

Periodistas del kirchnerismo haciendo el trabajo sucio que La Nación y Clarín hicieron con Macri.

Rafael Ramírez

Memorables titulares de La Nación y Clarín durante el macrismo son recordados como exquisitos ejemplos de como militar el ajuste con glamour y elocuencia bizarra: “Crece la moda de alquilar con otras familias: gastar menos y compartir el verano”, “Quejarse y protestar es malo para la salud”, “insectos en lugar de carne de vaca: la propuesta de las charlas TED” son algunos de los maravillosos títulos con los que los dos diarios de conocida tradición derechosa nos deleitaron durante la era Macri.

Luego del triunfo electoral de Alberto Fernández son otros los medios que se han puesto al hombro esta ingrata tarea. Por segunda semana consecutiva el grupo “Octubre”, dueño de Página 12, propiedad de Victor Santa Maria (presidente del PJ porteño) se dedicó a justificar el ajuste con variados argumentos de lo más tramposos.

Para ellos la recuperación económica está sucediendo y se acelerará el 2021, año en el que “los salarios le ganaran a la inflacion” y “los haberes jubilatorios le ganarán a la inflación gracias a la nueva fórmula”. En esa versión de la realidad, el presupuesto del gobierno responde a una “política fiscal expansiva” que ayuda al mencionado objetivo de “poner La Argentina de pie”. No sé si soy yo, pero ustedes ¿Están sintiendo esta recuperación? Tal vez tantos años de recesión y ajuste hacen que uno se vuelva insensible a la recuperación. Como se habrán dado cuenta, los diarios de derecha son mucho más divertidos que los progres a la hora de militar el ajuste. ¿Será falta de oficio? Hay que darles tiempo, confío en que la práctica y el esfuerzo van a dar sus frutos.

La semana pasada un artículo de Alfredo Zaiat, muy celebrado entre el oficialismo, explicaba extensamente que las políticas económicas del gobierno no configuran un ajuste sino que serían parte de una “política fiscal expansiva”: un conjunto de medidas que parten de la premisa de que el país el año que viene experimentaría una vertiginosa recuperación del 5% de su PBI. Esto haría que la actividad económica se dinamice, se reduzca notablemente el desempleo, los salarios – y por ende las jubilaciones- le ganen a la inflación, un mundo ideal. Qué bueno sería que sea verdad, ¿no?

Lo primero que hay que decir es que nadie, salvo el gobierno y estos escribas, quienes ya parece viven en un país paralelo, pronostica tamaño crecimiento. En primer lugar, la eficacia de la vacuna para terminar con la pandemia es todavía incierta y las posibilidades de una segunda ola de contagios no está descartada. En segundo, así la vacuna sea un éxito (ojalá, por favor) no curará de un momento a otro la recesión, la pobreza, el desempleo y los salarios de miseria que vienen de años de arrastre en nuestro país producto de la situación económica mundial, las exigencias del Fondo, la herencia del macrismo, la pandemia y la ausencia de una verdadera política tributaria progresiva. Cada vez es más evidente que el impuesto a las grandes fortunas fue un gesto “progre” del gobierno en el medio de un ajuste fiscal a los sectores populares.

Mirá también:  Ecuador: Exigen la libertad de los detenidos

En un año económicamente difícil como será el 2021, desindexar las jubilaciones a la inflación, bajar los subsidios a las tarifas de servicios sin prohibir aumentos, aumentar los presupuestos de ayuda social, salud y otros por debajo de la inflación real proyectada es un ajuste con todas las letras.

Ahora, si realmente todos los índices de crecimiento e inflación que Zaiat y el gobierno pronosticaron fuesen ciertos ¿Sería un ajuste? Ok, es buena la pregunta y para eso te propongo que viajemos al Planeta Zaiat, un planeta situado en un futuro cercano en el que la vacuna es un éxito sin precedentes, la inflación ronda el 29%, el crecimiento es de un 5% y el dólar oficial ronda los 100 pesos. Esos son los números que maneja en su artículo, que son los del Presupuesto 2021. En este planeta, como en el nuestro, todo el 2020 estuvimos viviendo bajo el presupuesto votado en septiembre del 2019 durante el macrismo. Con una proyección del crecimiento de un 3,5% del PBI. Esto significa que lo que el Estado preveía recaudar de los diferentes impuestos y aranceles se sostenía en esa expectativa de crecimiento económico. Adivinen ¿qué pasó? Nuestro PBI se contrajo 19% debido al impacto de la pandemia. Es por eso que, aún en el Planeta Zaiat, con un crecimiento del 5%, estaríamos 14% peor que el PBI del último año del macrismo. Esto significa que el presupuesto real de gastos primarios, salud, educación, etc., se reduce. Claramente es un ajuste con respecto al presupuesto anterior, aún en el planeta Zaiat.

-Bueno troskos y ustedes que saben tanto, ¿como haría para que los trabajadores y desocupados ganemos si fuesen gobierno? seguramente se está preguntando un sagaz lector filo kirchnerista.

Bueno, es una gran pregunta y es difícil contestar en un espacio reducido como el de esta nota pero con un verdadero impuesto a la riqueza. Un impuesto que caiga sobre los Bancos, los sojeros, el capital financiero y los grandes industriales se podría paliar algo de nuestro tan castigado bolsillo.

-Pero si haces eso, ¿sabes el quilombo que se arma, no te acordas lo que pasó con La 125? Continua nuestro hipotético lector, con su crítica sagaz.

¿Un terrible ajuste sobre los trabajadores y sectores populares pensás que va a ser tomado pacíficamente? El problema no es que se arme quilombo, el problema es con quien tenerlo. Se presupone que un gobierno popular prefiere enfrentarse a los empresarios antes que a los sectores populares. No obstante, recordando cómo el gobierno retrocedió con Vicentin y cómo reprimió Guernica, sabemos que esa presuposición no es correcta.

En esta semana, le tocó a David Cufré hacer el trabajo sucio de justificación del ajuste.

La síntesis de la nota titulada “2021 no es 2018” es la siguiente: Ajuste fiscal, acuerdo con el FMI, suba de tarifas y reforma previsional es lo que hizo Macri, con la ayuda mediática de Clarín y La Nación. Ahora estos mismos diarios critican al gobierno por lo mismo que felicitaron a Macri…entonces no será un ajuste ¿no? Además, Alberto Fernandez prevé un escenario económico muy distinto al que anticipa la oposición, de crecimiento y recuperación. Como notan, este último, es el mismo argumento que Zaiat que ya contestamos arriba.

Mirá también:  Santa Cruz: Alicia reprime y ajusta como Macri

Por otro lado, explicar la inexistencia del ajuste a través de la descalificación de Clarín y La Nación, quienes en el pasado felicitaron a Macri por el ajuste, es completamente falaz. La falacia Ad Hominem es explicada por los filósofos lógicos como un razonamiento erróneo en el cual se intenta descalificar un argumento por las falta de credibilidad de quien lo esgrime. Además, no todos los artículos los critican: hay varios, sobre todo de La Nación, en donde los felicitan por su política económica, como el de “Giro ortodoxo:los siete guiños que muestran el viraje del gobierno” de Sofia Diamante. Parece que justo esos no fueron leídos por Cufre.

Al final de ambas notas, las dos dan cuenta de cierta dificultad del gobierno y de sí mismos para convencer a la sociedad y a sectores de su misma base social de la inexistencia del ajuste. Zaiat, lo atribuye a ciertos problemas de comunicación del gobierno y les aconseja difundir ampliamente la ayuda sustituta del cuarto IFE. Cufré en cambio, ve que la hoja de ruta del gobierno avanza “demasiado lento y con vacilaciones”. Esto sería lo que termina de “facilitar la tarea a quienes buscan hacer parecer el gobierno del Frente De Todos como ajustador”.

El sustituto del IFE 4 jamás llegó, así que es difícil que puedan comunicarlo y, antes de la llegada del FMI, Guzmán ya había cambiado la fórmula jubilatoria, había eliminado las IFEs y los ATPs e hizo declaraciones sobre los tarifazos que vendrán el año que viene, tras la eliminación de los subsidios. Bastante veloz para un gobierno “lento y con vacilaciones”. Si el gobierno y sus escribas encuentran dificultades para convencer a la gente de que el plan económico oficialista no es un ajuste, es por la sencilla razón de que eso no es cierto.

Aprovechamos el espacio para volver a enviar toda nuestra solidaridad a los trabajadores de Página 12, que se encuentran luchando por aumento salarial. Ellos evidentemente no viven en el país sin ajuste del gobierno y sus escribas, padecen el deterioro de los salarios con el resto de los trabajadores que vivimos en la realidad, donde hay ajuste que lo hace el gobierno, el FMI y los empresarios.

Termino con un merecido autobombo, una invitación a leer y difundir a un medio que no milita el ajuste de nadie, que milita contra el ajuste de TODOS, un medio que está dando sus primeros pasos y ya comienza a acercarse al millón de lectores, te invito a que te quedes con IZQUIERDA WEB.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Internacional

Lectura recomendada

http://izquierdaweb.com/un-relato-apologetico-del-estalinismo/ http://izquierdaweb.com/debate-la-izquierda-revolucionaria-en-la-argentina-y-brasil/ http://izquierdaweb.com/altamira-y-la-revolucion-cubana/ http://izquierdaweb.com/suplemento-a-proposito-de-la-crisis-en-el-po-2/ http://izquierdaweb.com/suplemento-una-vez-mas-la-crisis-del-partido-obrero-2/ http://izquierdaweb.com/deutscherismo-y-estalinismo/

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre