expropiación y retroceso

Alberto Fernández: «yo me equivoqué con el tema Vicentin»

Las declaraciones de hoy sobre Vicentin del presidente son un evidente retroceso político frente a la presión de los empresarios y la derecha. Dijo ser "un defensor de la propiedad privada".

Redaccion
Redacción de IzquierdaWeb.


Las declaraciones de Fernández hoy en Radio Las Patriada no dejan margen alguno a ser malinterpretadas, dicen en voz alta lo que ya era un retroceso mudo pero evidente. «No soy un loco suelto que anda con la chequera expropiando. Soy muy respetuoso de la propiedad privada».

Se subió así al carro del relato de la «propiedad privada» de los gorilas en la calle, que gritaron tanto y tantas veces sobre ella que ya no se sabe muy bien de qué se trata. Bajo el mote de «propiedad privada» ponen en una misma bolsa cosas muy diferentes: desde el auto usado comprado por un trabajador con años de trabajo hasta la gran empresa erigida sobre la explotación del trabajo ajeno, pasando por el negocio de barrio puesto en pie por años de trabajo familiar. La «propiedad privada» del auto la respetamos hasta los socialistas declarados, Vicentin es algo muy distinto.

La fortuna de la empresa se fue acumulando con años de explotación del trabajo, complicidad con los gobiernos de turno (las dictaduras y el genocidio en particular), fraudes al fisco y negociados con el estado. Su «propiedad privada» no fue ganada con el sudor de la frente de un par de «emprendedores» visionarios sino con multiplicidad de apropiaciones del trabajo ajeno y fraudes.

«Pensé que todos iban a salir a festejar porque estábamos recuperando una empresa importantísima. Pero no pasó, todos se pusieron a acusarme de cosas horribles. Dije ’bueno si tienen solución mejor, tráiganmela, pero sigo esperando».

«Todos» es una palabra muy amplia. Los delincuentes de saco y corbata denominados «empresarios» claramente no iban a festejar, así como los defensores ideológicos de sus robos y las capas medias altas que aspiran a ser como ellos.

Mirá también:  La Chispa #10 - Cadena Nacional

Tampoco había mucho para festejar con lo que Fernández mismo llamaba un «salvataje»: que el estado se haga cargo de las pérdidas millonarias de los fraudes de los empresarios de Vicentin. Se trata de una política clásica del «nacionalismo» capitalista argentino, que socializan las pérdidas a conciencia mientras las ganancias se hacen, se fraguan y se fugan a otro lado. Así hizo Perón con los ferrocarriles en su primer gobierno, así fue también con Aerolíneas Argentinas e YPF con el kirchnerismo: mientras las ganancias son privadas, las pérdidas transformadas en déficit fiscal que después los trabajadores pagan con ajustes a la salud, educación y asistencia social. Luego, los ideólogos liberales ven allí «socialismo» (para ser precisos, lo ven literalmente en todos lados) y sacan la conclusión que ya habían sacado antes de los hechos: lo único «productivo» y «eficiente» es la gestión privada empresarial. Conclusión fácil de sacar si el estado se hace sistemáticamente cargo de sus desfalcos y fraudes.

Y curiosamente, luego de que de palabra y en los hechos el gobierno «respete la propiedad privada» (en rigor, la propiedad de los ricos), la derecha sigue clamando contra «el comunismo». Y esto con una «expropiación» que comenzó siendo estatización para luego convertirse en un salvataje para luego ser una intervención para luego ser declaraciones en la radio sobre la defensa de la propiedad privada. Es curioso como algo que fue tantas cosas pudo a la vez convertirse en nada en absoluto. Y sin embargo los griteríos con caras enrojecidas contra «el comunismo» dejaron sin voz a más de uno, que parecen predipuestos a una grave insuficiencia cardíaca de cruzarse con una expropiación de verdad. Para ello, no obstante, se necesita mucho más que «un loco suelto».

Mirá también:  Santa Fe: Movilización reaccionaria contra el gobierno por su medida ante la empresa Vicentín

En definitiva, el gobierno suma una nueva capitulación a los empresarios a la lista que ya incluía la ley anti despidos y el impuesto extraordinario a las grandes fortunas. Mientras tanto, siguen su curso las negociaciones para el pago de la deuda externa de la que las amplias masas no vieron ni un dólar y se fugó en masa con el gobierno macrista y antes, en el 2001.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Guerra, política y partido a la luz de la rebelión en EEUU

“La historia no funciona de manera tal que en primer lugar se imponen los cimientos, luego crecen las fuerzas productivas, las relaciones de fuerzas necesarias entre las clases se desarrollan, el proletariado se vuelve revolucionario, y luego todo esto se guarda en la hielera y se preserva mientras procede la preparación de un Partido Comunista, de manera que pueda alistarse mientras las ‘condiciones’ esperan y esperan; y luego, cuando esté listo, pueda arremangarse y comenzar a luchar. No, así no funciona la historia. Para la revolución se req...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre