¡Abajo el fallo antiobrero contra los trabajadores de C5N!

Hace un año que sus casi 400 trabajadores vienen cobrando en cuotas sus salarios y afrontando una inseguridad permanente en sus puestos de trabajo. Ante la apelación de la AFIP, los jueces de Cámara no dudaron en revocar esa resolución que permitía, un cobro regular de los sueldos y fallaron en contra del salario de los trabajadores.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Por Ana Vázquez

 

A pedido de la AFIP, la justicia negó a que se abra una cuenta para pagar los sueldos de los trabajadores del ex Grupo Indalo (el canal C5N, el portal Minuto Uno y las radios 10 y FM Pop). Un fallo anterior del juez de Primera Instancia había ordenado abrir esa cuenta para que se garantizara el cobro de los empleados del canal, que forma parte de una sociedad que está en concurso preventivo de crisis. Hace un año que sus casi 400 trabajadores vienen cobrando en cuotas sus salarios y afrontando una inseguridad permanente en sus puestos de trabajo. Ante la apelación de la AFIP, los jueces de Cámara no dudaron en revocar esa resolución que permitía, un cobro regular de los sueldos y fallaron en contra del salario de los trabajadores.

 

En el mismo no se los puede acusar de hipocresía. Son cristalinos defensores de los intereses del Estado y los patrones. Reconocen que están vulnerando un “derecho alimentario”. “No se ignora que la decisión aquí adoptada, podría dificultar el pago de salarios y demás cargas laborales de devengamiento posconcursal que corresponde a la planta de empleados de la concursada. Tampoco se ignora la índole alimentaria de tales conceptos” (negritas nuestras).

Atentan contra uno de los derechos más primarios: el de subsistir. Un trabajador que deja directamente de cobrar su sueldo pasa a ser un desocupado más (aunque no lo echen formalmente y tenga que seguir poniendo la cara y la voz ante la audiencia). Aunque tenga la suerte de conseguir una changuita, será en negro, sin ningún beneficio social, un paria que tiene que recurrir a la solidaridad de su familia, de sus amigos, para poder vivir, bajando, abruptamente, su calidad de vida.

Mirá también:  100 días de Dória

En eso nos quieren convertir: en parias de segunda. La justicia “independiente” del gobierno de Macri cumple a rajatabla los lineamientos del FMI de rebajar la calidad de vida, las condiciones de trabajo y los salarios obreros.

Este fallo no debe quedar impune. Los trabajadores de Télam, los de la Televisión pública, los trabajadores gráficos que imprimen La Nación, y de otros medios también han sido duramente atacados durante estos años.

Nuestra solidaridad y nuestro compromiso en la pelea por la unidad de todos ellos, junto al resto de los trabajadores, las mujeres y la juventud, para enfrentar los despidos y todos los ataques patronales.

¡No pasarán!

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre