Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.


Acabadas de finalizar las PASO, lo que marca el clima político es la fuerte incertidumbre y la danza de rumores y encuestas a medida que venden resultados a gusto del cliente. Pero lo concreto es que este clima ahonda la principal incertidumbre: ¿cuál será el resultado entre las principales fuerzas capitalista?

Entre el voto castigo y la ratificación

Como ya venimos analizando, en las últimas semanas el gobierno se puesto a la ofensiva montándose sobre la relativa y artificial estabilización del dólar que ha logrado el gobierno por un lado, y por el otro en el inestimable favor que le han hecho tanto la CGT y la CTA, como el kirchnerismo en su conjunto, de planchar todo lo que han podido el clima político social

El asunto de la artificiosa estabilización del dólar es un tema en sí mismo revelador de los intereses que hay detrás. Pero vayamos de a poco.

El gobierno sabe que el principal problema que afecta a la población, junto con la desocupación, es la inflación. Está claro que Macri no tiene manera de resolverla sin afectar los acuerdos y negocios que tanto han beneficiado a la gran burguesía que es su principal aliada. Como muestra de esta afirmación alcanza con traer al texto los últimos datos de ganancia de la compañía Enel Américas, la dueña de Edesur y de las generadoras Enel Generación Costanera, Dock Sud y El Chocón. Según el diario La Nación, esta compañía que de sobra se sabe que es la que presta uno de los peores servicios de distribución de la energía eléctrica en el sur del conurbano, ha obtenido este último año un incremento en sus ganancia del 99% en dólares, saltando esta de un año al otro de US$147 millones a 294 millones.

Pero si la inflación no puede ser controlada realmente, se espera que la misma ronde los 45% en diciembre, Macri y el FMI son conscientes que lo que actúa como barómetro de la inflación es el precio del dólar. Todo argentino lleva en su ADN económico la certeza de que con la disparada del billete verde, suben atrás todos los productos. Así las cosas, el gobierno y el FMI han apostado, ya que no pueden controlar la inflación, a mantener artificialmente controlado el valor del dólar. Esto generó que el mismo haya estado bajado de los casi 47$ que había tocado y durante las últimas semanas oscile alrededor de los 45$. La condición de esta estabilización fue garantizar una tasa de interés altísima que le retribuya suculentos dividendos a los bancos y especuladores, y a la vez permitir una fuga constante de dólares a valores subsidiados para quienes, cuando no, los bancos y los especuladores. Esta fuga es alegremente financiada con los dólares del acuerdo de Macri con el FMI. Ese mismo acuerdo que después pretende que paguemos los trabajadores.

Mirá también:  La Plata: Votaron el "Tano" Simonetti y Laura Granillo

Esta es la magia del binomio Macri-FMI: Garantizar el negocio de la fuga de capitales, mantener la política de enriquecimiento de algunos sectores y finalmente, de golpe y porrazo, generar la sensación de que “tocamos fondo y ahora empieza el repunte”.

Desde ya esto es todo un bluff, pero mientas tanto existe lugar para hacer campaña, recuperar territorio y ganar algún voto. Esto tanto más en la medida que del otro lado, la “idómita” CGT y CTA junto con la iglesia y todo el PJ-Kirchnerismo están jugados a que el enorme descontento que hay en amplísimos sectores de trabajadores y de la población en general no se manifieste ni se exprese. Así las cosas los K son como el perro que se muerde la cola- de tanto tratar de mostrar que son los principales garantes de la estabilización para congraciarse con la burguesía, han facilitado la puesta en escena de Macri y compañía para hacer creer que la crisis no es tan grave y que lo peor ya paso. Y pensar que después hay que escuchar a tanto pusilánime trasnochado decir que la izquierda le hace el juego a la derecha.

Pero el gobierno no las tiene todas consigo, y sin duda la formula Fernández-Fernández tiene un punto muy fuerte alrededor de un tendal de puntos débiles. Es que más allá de toda la pusilanimidad, mísera pleitesía que le rinde a la burguesía y al imperialismo y la incapacidad de tener un programa realmente alternativo al del FMI. Los Fernández tienen de su lado el ser quienes capitalizan en mayor proporción en inmenso repudio al gobierno de Macri y quienes sin duda se van a beneficiar con el indiscutible voto castigo que se va a expresar en las próximas elecciones.

Mirá también:  Cómo no romperse la nuca en el salto hacia las masas

Sin duda es muy difícil vaticinar cuál será el resultado de las elecciones del 11 de agosto, resultado que como veremos más adelante no es para nada intrascendente, pero lo que si podemos afirmar que a priori el gobierno perdería las paso frente a la fórmula del Frente de Todos en todo el país y que en particular en la provincia de buenos aires este recibiría un duro revés quedando por debajo de Alberto Fernández por una diferencia alrededor de los 10 puntos porcentuales.

La pregunta que es difícil de responder hoy, es si los guarismos de agosto mostraran una diferencia que sea irremontable o no para el gobierno. Las encuestas de última hora, las más marcadas por los deseos de los contendientes muestran las más disimiles de las situaciones: desde las  fantasías nocturnas de Juntos por el cambio que los muestran un empate técnico con el kirchnerismo, hasta las que indican que el gobierno perdería por apenas 3 puntos, hasta quienes lo dan 8 puntos abajo. En cualquier caso sería absurdo pensar que el voto castigo que de manera distorsionada van a capitalizar los K, no sea una de las tendencias dominantes en las PASO

Es ente marco vale indicar que tanto una distancia de 8 puntos o más, o una votación cercana a los 45 puntos por parte Alberto Fernández podrían marcar una  situación irremontable que dejaría casi saldada la elección de octubre transformando a el gobierno de Macri en un “pato rengo” es decir un gobierno sin capacidad efectiva de gobernar lo que adelantaría el fin de la ilusión de estabilidad de estos últimos meses adentrando a la economía en una nueva fase de su crisis.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre