Crisis sanitaria en terapia intensiva

“A los médicos de terapia ya no nos queda resto”

La cada vez más grave situación en terapia intensiva para pacientes y trabajadores. Testimonios de la situación de los trabajadores de terapia intensiva, en la primera línea.

Belén McClellan

Cifras -2984 personas internadas en terapia intensiva. Estadísticas – quinto puesto a nivel mundial entre los países con más casos graves. Porcentajes -61,7% de camas de terapia intensiva ocupadas a nivel nación. Detrás de la frialdad de los números está el desarrollo de una pandemia que impacta de lleno en la primera línea: los trabajadores de la salud. Sus vidas y su cotidianidad reflejan el colapso. Recogemos las declaraciones de los protagonistas.

No son héroes, son trabajadores

Estamos deseando que esto termine, porque estamos al límite de nuestras fuerzas” declara Elisa Estenssoro, jefa de terapia intensiva del Hospital San Martín de La Plata (uno de los centros más grandes de la provincia de Buenos Aires). En el establecimiento hay 25 pacientes con cuidados críticos, 14 de ellos con Covid.

La cuestión principal es la escasez de los trabajadores de la terapia intensiva, que, a diferencia de las camas y los respiradores, no pueden multiplicarse” continúa Estenssoro.

Vivimos en contacto con el sufrimiento. Del paciente y de las familias. Pero nunca te acostumbrás. Uno tiene que tomar decisiones límite. ¿Quién recibe el último recurso? Los dilemas éticos se volvieron reales”.

Durante un solo día el personal se cambia el equipo de protección unas 15 veces. Cada cambio toma unos 10 minutos y requiere de ayuda. El trabajo, a su vez, se cuadruplicó: dar vuelta un paciente para mejorar su capacidad respiratoria involucra a unas siete u ocho personas.

Con el equipo de protección personal es difícil respirar y las ganas de ir al baño se aguantan con tal de no tener que cambiarse una vez más”, cuenta Gonzalo Echevarría, médico, de 35 años, que trabaja en el Sanatorio Mater Dei y en el Instituto Lanari, ambos centros ubicados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Los espacios de encuentro y contención entre los trabajadores de la salud, como son los comedores, en medio de la pandemia son espacios de almuerzos y meriendas solitarias. Dentro de los trajes de protección, poco se escuchan y sin ellos, no pueden tener contacto.

Estamos perdiendo la batalla. Los recursos para salvar a las personas con coronavirus se están agotando. Los intensivistas, que ya éramos pocos, nos encontramos al límite” declara Pablo Rodriguez, subjefe de terapia del Hospital San Roque, de Gonnet localidad de La Plata.

La Sociedad de Terapia Intensiva tiene unos 2000 miembros, entre médicos, enfermeros y kinesiólogos. Se estima que el 5% de los más de 500.000 infectados requirieron pasar por una terapia intensiva, unos 25.000 pacientes. A esos datos hay que restarles la cantidad de médicos que se infectaron, los que fueron internados y los que murieron. “Enfundados en equipos de protección personal, apenas podemos respirar. También tenemos que lamentar personal infectado y fallecido. Colegas y amigos que nos desgarran y nos duelen” Luis Cantaluppi, terapista del Hospital Fiorito, de Avellaneda.

Terminamos una guardia y salimos a otra. Necesitamos trabajar en más de un lugar para llegar a fin de mes, son horas muy estresantes. Pese a ser personal altamente calificado, ganamos sueldos increíblemente bajos” Celeste Farías, jefa de terapia del Hospital Balestrini de La Matanza.

Encerrados en las unidades de terapia intensiva, con nuestros equipos de protección personal y nuestros pacientes”, aporta Laura García, del Hospital Eurnekian de Ezeiza. “Solos alentándonos entre nosotros”, agrega el médico especialista José Juri.

El virus nos está ganando. El personal sanitario está colapsado. Los intensivistas estamos colapsados. El sistema de salud está al borde del colapso. Necesitamos que la sociedad nos ayude porque no podemos solos”, afirman de forma contundente.

En este contexto, las políticas aperturistas de bares con protocolos sanitarios casi inexistentes indican lo poco interesados que están los gobiernos -con Fernández, Larreta y Kicillof a la cabeza- en cuidar a los que nos cuidan realmente. Prefieren aumentar los ingresos de la maldita policía represora y asesina, a mejorar sustancialmente los salarios de los trabajadores de la salud. Desde estas páginas empatizamos con los trabajadores y exigimos un aumento de presupuesto ya para salud.

Print Friendly, PDF & Email

Colaborá con la izquierda


Nuestra actividad se mantiene con el aporte solidario de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Suscribite para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

Me quiero suscribir




Recomendadas

Rebelión Antirracista en EEUU

Lectura recomendada

Deutscherismo y estalinismo

“Para que el concepto de la personalidad adquiera un sentido real y el desdeñoso concepto de las ‘masas’ deje de ser una antítesis que se alza ante la idea filosófica privilegiada de la ‘personalidad’, es necesario que las propias masas conquisten por sí mismas una etapa históricamente más elevada por medio de la palanca de la revolución o, mejor dicho, de una serie de revoluciones” (León Trotsky, Mi vida). El 80° aniversario del asesinato de León Trotsky es una oportunidad para volver sobre su vida y su obra, así como sobre el balance de la c...

Trabajadores

Las Rojas

Últimas noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre