Guiños al FMI y los patrones

¿A dónde va el kirchnerismo?

Comparemos las opiniones de dos economistas K, en la búsqueda de alguna señal por parte del kirchnerismo sobre qué política económica proponen para salir de la crisis.

Izquierda Web2
Editor en Jefe del portal IzquierdaWeb - Noticias de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Patricia López


No es intención de esta nota discutir sobre economía, sino comparar las opiniones de dos economistas K, en la búsqueda de alguna señal por parte del kirchnerismo sobre qué política económica proponen para salir de la crisis. Nos encontramos con la nota “Sacarse de encima al FMI” del economista kirchnerista Alfredo Zaiat en Página12 del 14/4, donde se pregunta (y se responde): “¿Hubo países con ajustes exitosos con acuerdos pactados con el Fondo Monetario Internacional? La respuesta es conocida: no hubo ni un solo caso. Esto deriva en la conclusión obvia de que no existe chance de recuperación sostenida si la economía está bajo la vigilancia ortodoxa del FMI. Por esa vía de análisis la propuesta política no tiene misterio si el objetivo es rescatar la economía para encaminarla hacia un sendero de crecimiento, desarrollo y cohesión social. No será conseguir una refinanciación de los vencimientos de deuda del FMI, como la mayoría está proponiendo, a cambio de una extensión del programa de ajuste acompañada de las reformas previsional, laboral y tributaria. El camino más adecuado será decirle chau al Fondo”.

Recomendamos la nota, donde se cuentacómo, a cambio de renegociar su deuda, Grecia quedó comprometida a un ajuste permanente por 42 años.¿Será que los K le van a decir “chau” al Fondo si vuelven al gobierno? ¿A ver qué dice Kicillof? “Va a haber que renegociar el acuerdo con el FMI. La deuda, no sé. Pero este paquete de compromisos que pactó Macri, sin duda. Un gobierno nuevo seguramente va a sentarse con el Fondo a reformular el programa” (La Nación, 15/4).

La diferencia no es menor. Kicillof no habla de medidas: “Muchos me preguntan: ‘Con este desastre, ¿qué medidas tomarías? ¿Pondrías el cepo?’. Hay que volver a ciertos objetivos y no encolumnarse detrás de un programa de medidas puntuales. El peronismo se ha movido siempre por objetivos, no se ha enamorado de medidas, ni de tiempos exactos. Hay que plantear algunas cosas muy sencillas. Queremos tener industria nacional, que la gente tenga un laburo, que llegue a fin de mes, que la energía argentina sea de la Argentina.”

Mirá también:  Paro general, corte en el Hospital Posadas | Habla Marina Hidalgo Robles

Pero si le creemos a Zaiat, esas “cosas muy sencillas”son imposibles si se renegocia la deuda con el FMI: está convencido de que cualquier renegociación con el Fondo incluye reformas laboral, previsional y tributaria, y un ajuste sin fin.

Zaiat dice que habría que hacer como hizo Néstor K en 2005, pagarle de un saque toda la deuda al Fondo y librarse así de su tutela en cuanto a medidas económicas. Más allá de nuestra posición en contra del pago de la deuda externa, hacer hoylo del 2005 sería muchísimo más difícil: en 2005 debíamos al FMI 9.500 millones de dólares, el resto era deuda con otros acreedores. Macri le pidió al FMI 57.000 millones de dólares, cantidad que parece más difícil de saldar “utilizando las reservas disponibles o consiguiendo fondos con líneas de créditos externas de prestamistas amigables”, como recomienda Zaiat. Pero coincidimos totalmente en que, a pesar de sus “mea culpa”, el FMI sigue siendo el mismo y sus condiciones para renegociar van a seguir provocando las mismas catástrofes de siempre, acá y en todas partes.

 

¿De qué se “arrepienten” los empresarios?

La Nación sigue citando a Kicillof: “Los casos exitosos que vemos son de los países que se tomaron el trabajo de generar acuerdos y compromisos durables, y que llevaron adelante un camino de industrialización de manera estable y más o menos consensuada. Yo hablo con varios empresarios arrepentidos, y con ellos nos encontramos a gusto porque uno también está reformulando, haciendo el balance, la autocrítica. Estamos viendo cómo podemos darle a esto una forma que sirva para llegar a acuerdos más fuertes y que se puedan sostener en el tiempo, pese a las naturales tensiones.”

Mirá también:  Capitalismo: Crecen la desigualdad y el riesgo sistémico

Es verdad que últimamente muchos empresarios están descontentos con el gobierno de Macri, pero su “arrepentimiento” no tiene nada que ver con el sentimiento de tantos trabajadores que se quieren matar por haberlo votado. Lo que querían era que Macri aplastara totalmente a los trabajadores y les garantizara así poder seguir produciendo con menos costo y más ganancia. Todos, empezando por las lacrimosas PyMEs que marcharon con Moyano, braman por una reforma laboral que nos quite todos nuestros beneficios (bajar el costo laboral, le dicen). ¿Qué “compromiso durable” puede haber con estos empresarios que no derive en un empeoramiento de nuestras condiciones laborales? ¿Media reforma? ¿Tres cuartos de reforma? Algo de eso van a hacer, en eso consiste “el balance, la autocrítica”, ¿no?

En lo poco y ambiguo que dicen, los dirigentes K van mostrando que sus planes en caso de llegar al gobierno no se parecen mucho a la ilusión de sus votantes de que en 2020 volvemos al paraíso pos Argentinazo: Máximo dice que hay que cerrar “el ministerio de la venganza”, el Instituto Patria promete no volver a enfrentarse a Clarín “porque hoy Clarín es Telecom, un monstruo de las telecomunicaciones” (ídem La Nación), y Kicillofse dispone a conservar la amistad con el FMI y “encontrarse a gusto” con los explotadores. Ya estamos viendo patente a los kirchneristas de izquierda empapando con sus lágrimas las doce páginas de Página12 en un futuro no muy lejano.

 

Print Friendly, PDF & Email

2 COMENTARIOS

  1. Para una izquierda que ayudó a subir a Macri tratando de voltear su única piedra en el zapato. El kirchnrrismo tienen mucha autocrítica y poco crecimiento. La izquierda real no hablemos de izquierdas truchas como las de santa fe no tienen un futuro administrando en argentina. Eso lo sabemos todos. Podrían por lo menos ser una oposición sincera?

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre