Contra Macri, el FMI y el “Pacto social” de Alberto Fernández

14 de septiembre: plenario del sindicalismo combativo

El próximo sábado 14 de septiembre se realizará en el camping del Sutna en Pilar una reunión del sindicalismo combativo para debatir y decidir medidas de lucha para enfrentar el ataque que está sufriendo la clase obrera como consecuencia del desastre económico producido por la política del gobierno de Macri.

Héctor
Dirigente de la lucha ferroviaria contra la privatización en los 90'. Dirigente del Nuevo MAS.


Después de la contundente paliza electoral que recibió el gobierno, estalló por los aires la mentirosa estabilidad lograda gracias al salvavidas que le tiró el FMI.

El descalabro económico desatado por la “desconfianza de los mercados” después de las elecciones le dio el tiro de gracia al gobierno. La velocidad de los acontecimientos es tal que Macri ha perdido casi todos los apoyos y la mayoría de los sectores de la clase dominante, los que “cortan el bacalao”, comenzaron a entrevistarse con Fernández dando por hecho que será el próximo presidente.

El gobierno de Macri se mantiene todavía en Balcarce 50 gracias al auxilio que le prestan y le continúan prestando la burocracia sindical y el Frente para Todos.La CGT, Moyano, las CTA y el “triunvirato piquetero” que hegemonizan la representación de los trabajadores ocupados y desocupados respectivamente, arrojan todos los días toneladas de hielo para enfriar y planchar los ánimos caldeados por una situación cada día más insoportable. Se suman a este operativo desmovilizador Alberto Fernández y el Frente para Todos machacando con el discurso de que hay que aguantar y no hacerle el juego a la derecha porque “en octubre se van”.

Esta pérfida prédica ha calado en la conciencia de los trabajadores, aunque hay algunas reacciones de sectores de trabajadores que salen a enfrentar las consecuencias más extremas de la crisis, como la falta de pago de salarios como en Chubut, los cierres de fábricas como Ansabo y Ranbat o el acampe piquetero, la mayoría no ve otra salida por ahora que esperar las elecciones de Octubre.

En este cuadro de crisis, donde no se puede descartar un agravamiento del descalabro económico, la novedad política ha sido de alguna manera el “sinceramiento” que ha empezado a explicitar el “cuasi” presidente Fernández secundado por la burocracia y los empresarios de la UIA, la foto de la reunión en Tucumán y las definiciones que adelantaron no dejan ninguna duda, todos acordaron actuar responsablemente cuidando la “gobernabilidad” para que Macri siga haciendo el trabajo sucio y llegue aunque sea en muletas al 10 de diciembre y a partir de ahí concertar un “acuerdo de precios y salarios” por 180 días para comenzar a salir de la crisis.

Mirá también:  Córdoba | Corte en Puente Centenario contra el presupuesto

Está claro que en medio de la crisis Macri y Fernández pactaron la “transición”, mientras uno hace el trabajo sucio el otro no desestabiliza, a pesar de los “matices” de fondo coinciden en que los platos rotos lo paguen los trabajadores y sectores populares. No tienen otro sentido las afirmaciones de Fernández cuando declaró “el dólar a 60$ está bien” o que vamos a pagar las deudas, aunque “no con el hambre del pueblo”.

La devaluación del 30% que ha pulverizado el salario, la continuidaddel pago de la deuda externa y el futuro “Pacto social” son definiciones que satisfacen a los empresarios, a los exportadores, a los banqueros y al FMI, peroeste “programa” destinado a garantizar las ganancias de los capitalistas al significar más hambre, miseria y sufrimiento para los trabajadores,va a producir un choque con las expectativas que tienen en la cabeza los millones que votaron contra Macri.

La crisis que atraviesa la Argentina es muy profunda y muy dinámica, la exacerbación de la misma puede desatar un conflicto de proporciones pese al operativo contención del conjunto de los sectores burgueses, la Iglesia y la burocracia sindical y de los movimientos sociales.

El plenario del sindicalismo combativo tiene la tarea de golpear sobre la contradicción que produce el choque entre la realidad y las expectativas, entablando un diálogo con los trabajadores de que no se puede esperar hasta octubre menos hasta diciembre para salir a luchar en defensa del salario y los puestos de trabajo,proponiendo un programa de medidas anticapitalistas que comience con medidas de emergencia como un aumento general de salarios, planes y jubilaciones, la prohibición de despidos y suspensiones, la reincorporación de todos los despedidos durante el macrismo, anulación de los tarifazos y al mismo tiempo contenga un programa para que la crisis la paguen los capitalistas imponiendo un verdadero control de cambio que frene de cuajo la fuga de capitales, medida que solo se puede llevar a cabo mediante la nacionalización de los bancos y  del comercio exterior bajo control de los trabajadores, expropiación bajo control obrero de toda empresa que cierre o despida, reparto de horas de trabajo, estatización de todas las privatizadas bajo control de los trabajadores, el rechazo al “Pacto Social” y el no pago de la deuda externa y la ruptura con el FMI.

Mirá también:  Costa Rica | Medio millón en las calles contra el Combo Fiscal

Para llevar adelante estas tareas es necesario un plan de acción que comience por el apoyo de todas las luchas que surgen desde abajo y la puesta en pie de una Jornada Nacional de Lucha que rompa con las medidas “rutinarias” organizando acciones que permitan sumar a los trabajadores ocupados y desocupados que quieren luchar y que ponga sobre la mesa la necesidad de un paro general para que la crisis la paguen los capitalistas.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre