¡Basta de Dória y Bolsonaro!

100 días de Dória

Un gobierno privatista, enemigo de los trabajadores, las mujeres y la juventud

Antonio Soler

Por Antonio Soler

 

João Dória hizo carrera en el sector privado y fue elegido para su primer mandato como intendente de San Pablo por el PSDB en 2016 con el discurso de que él “no era un político”, que “era un gestor”… Sin embargo durante dos años de mandato al frente de la municipalidad de San Pablo llevó adelante acciones que sólo atacaron los servicios y servidores públicos, a los trabajadores y los oprimidos. Se candidateó como gobernador del Estado de San Pablo y fue electo ligado a la ola reaccionaria que también eligió a Bolsonaro. Ahora, tras 100 días del mandato de Doria, es importante hacer un balance de sus principales medidas para poder definir las líneas generales de la resistencia a sus ataques.

Un gobierno al servicio del capital financiero

Al frente del gobierno del Estado, Dória no se comporta de manera distinta a cuando fue intendente de San Pablo. Habla de la “nueva política”, pero al igual que Bolsonaro a nivel nacional, no hace más que reproducir fielmente la vieja política de los representantes de la clase dominante, privilegiando descaradamente a los ricos y poderosos con privatizaciones, recortes de presupuesto a los sectores populares y ataques a los movimientos sociales.

Dória comenzó su mandato enviado a la Asamblea Legislativa del Estado de San Pablo (ALESP) el Proyecto de Ley N°1/2019 que tiene como objetivo privatizar empresas estratégicas para el estado, como el Departamento Estatal de Carreteras y Autopistas (DERSA) y otras. Además, quiere privatizar las autopistas, servicios, parques y patrimonios históricos del estado. Según el propio gobernador, sus proyectos superan las 200 privatizaciones.

Este proceso, de no ser revertido, tendrá como consecuencia el fin del patrimonio público del Estado de San Pablo, el encarecimiento de los servicios públicos y la reducción de proyectos orientados al saneamiento básico, las viviendas populares, el transporte y la energía. Además de eso, provocará despidos masivos y el estado perderá la capacidad de llevara adelante políticas de distribución de la renta para combatir la creciente desigualdad social.

Ataque a los servicios públicos

Además de las privatizaciones, el gobierno del Estado de San Pablo realiza recortes presupuestarios que restringe el ya insuficiente financiamiento de los servicio públicos. En relación a la educación como un todo, su gestión emula sus dos años al frente de la municipalidad de San Pablo, en los que se destacó por la propuesta de ofrecer raciones humanitarias para los niños en el sistema educativo público y por su intento de imponer un tremendo ataque a las jubilaciones de los empleados públicos. [2]

En las universidades estatales el recorte de fondos fue del 7%. Pero no sólo las universidades están en la mira de Doria, si no fuese por la inmensa movilización que desató en su contra, hubiera recortado 24% de los fondos del Proyecto Guri (educación musical que se brinda a más de 30000 niños).

En las escuelas estatales la calidad de los alimentos cayó notablemente, la infraestructura está colapsando, las condiciones de trabajo empeoran progresivamente, los salarios de los trabajadores rebajados, la dirección cada vez más autoritaria, los Gremios Estudiantiles siendo pisoteados y la currícula de proyectos pedagógicos impuestos de arriba hacia abajo.

Como se ve, se trata de un conjunto de factores (políticos, pedagógicos y administrativos) que a todas luces no pueden redundar en una mejora de la calidad educativa. Al contrario, la política de Dorie tiende a empeorar la de por sí precaria situación de la educación y la enseñanza en la escuela pública.

La represión como método central

Mirá también:  Plenario nacional de trabajadores | Habla "Patán", obrero de FATE

Uno  de los primeros decretos de Doria al frente de la gobernación del Estado de San Pablo fue la que reglamenta la ley 15.555/2014.

Mientas pelotones enteros de la Policía Militar del Estado de San Pablo están yendo a las movilizaciones enmascarados y sin identificación, mediante este decreto se exige una comunicación previa con cinco días de anticipación para realizar manifestaciones de cualquier tipo, prohíbe el uso de máscaras para los manifestantes y permite que la Policía Militar entre en contacto con la familia y acceda al empleo de manifestantes detenidos.

Este es un verdadero atentado contra la libertad de organización y de expresión individual. Cualquier manifestación popular, sindical, estudiantil o de cualquier tipo, para poder cumplir su propósito, en varias ocaciones exige decisión y realización inmediatas. Cada individuo tiene garantizada constitucionalmente su libre expresión y usar máscaras o cualquier otra indumentaria es parte de eso.

Es decir, este decreto tiene un carácter abiertamente reaccionario pues, al igual que el gobierno federal, quiere imponer un ambiente semibonapartista en el ámbito estadual. Un ejemplo de cuán peligroso es este gobierno para la libre manifestación fue la represión a estudiantes secundarios de una escuela estatal del municipio de Guarulhos. La dirección escolar, en vez de negociar con los estudiantes que se manifestaban frente a la escuela porque les habían impedido el ingreso, acudió a la Policía Militar, que actuó de manera espantosamente violenta contra los adolescentes desarmados.

Pero la orientación genocida de Dória en el campo de la seguridad pública apunta a la represión de cualquier expresión social. Este es un gobierno que promueve la ejecución como método de represión al crimen. Tras la muerte de 11 sospechosos de haber participado de un asalto en la ciudad de Guaranema, Gran San Pablo, el gobernador felicitó a la Policía Militar por las ejecuciones.

Al igual que en el ámbito nacional, son la juventud negra, sus familias y comunidades, las que terminan sufriendo esa política de exterminio, que no sólo es ineficaz en el combate al crimen, sino que fortalece el aparato represivo que se vuelve contra todas las movilizaciones populares.

El Magisterio a la cabeza de la resistencia al gobierno de Dória

Mirá también:  Exitoso corte de trabajadores y estudiantes en Agroindustria

Lo que pretende el gobierno de Dória, en total sintonía con el gobierno federal, es transformar el poder público del Estado más rico del país en una simple máquina de transferencia de riqueza para el capital privado.

Es al servicio de eso que ha puesto su política fiscal, de infraestructura, de seguridad y de educación. Pero para llevar adelante sus proyectos reaccionarios, el gobierno de San Pablo debe imponer una correlación de fuerzas totalmente desfavorable para los trabajadores, para la juventud y los oprimidos en general.

En esta coyuntura en que la lucha contra la Reforma Previsional está en el centro de la escena política, el magisterio paulista en el Estado de San Pablo viene demostrando ser un elemento de movilización de masas y de acumulación para la resistencia contra Dória y Bolsonaro. [2]

De esta manera, la semana que viene es de primer orden apoyar con todo la paralización del magisterio paulista del 26 de Abril, como una parada importante para construir un Acto Unificado del 1° de Mayo, la Jornada Nacional de Lucha del 15 de Mayo y un cronograma que lleve a la organización efectiva de un Paro General para derrotar definitivamente la Reforma Previsional y todas las contra reformas de Dória y Bolsonaro.

¡Basta de Dória y Bolsonaro!

¡Derrotemos la Reforma Previsional y todos los ataques de estos gobiernos!

¡Construyamos un plan de lucha rumbo a un Paro General!

 

Referencias

[1] Denuncias sobre el primer proyecto y un importante paro contra el segundo lo hicieron retroceder y salir derrotado de la intendencia. De este modo, en el medio de su mandato se hizo candidato a Gobernador de San Pablo, pegándose a la ola de extrema derecha en torno a Bolsonaro y, a pesar de ser repudiado por los paulistas, acaba de ser elegido gobernador del Estado el pasado Octubre.

[2] En la Jornada Nacional de Lucha (22/03), la masiva participación de los docentes del Estado de San Pablo fue determinante en la victoria de esa iniciativa en la lucha contra la Reforma Previsional. Al mismo tiempo, sabemos del potencial de otros sectores, como los trabajadores sin techo del Estado, los ferroviarios, metalúrgicos y la juventud secundaria. En el Estado, específicamente en las regiones metropolitanas, es preciso romper con la apatía y forjar una unidad desde las bases, organizando Comités Amplios de Lucha contra la Reforma Previsional.

Print Friendly, PDF & Email

DEJAR UN COMENTARIO

Ingresar comentario
Ingrese su nombre